La Real Academia Nacional de Medicina (RANM) celebra el próximo 16 de marzo una Sesión Científica Conmemorativa con motivo del X Aniversario de la Ley de Dependencia, un acto que contará con la colaboración de la Geriatros-SARquavitae.

La sesión comenzará a las 18 horas con una bienvenida a cargo de Joaquín Poch, presidente de la RANM, tras la que José Manuel Ribera, académico de número de la RANM, analizará aspectos destacados de la Ley, y Eduardo Rodríguez, presidente de la Fundación Edad&Vida, reflexionará sobre su evolución en estos diez años en vigor. Asimismo, la Sesión Científica Conmemorativa tratará el presente y el futuro de la ley desde el punto de vista de los proveedores de servicios de la mano de José Luis Roselló, Director General de Operaciones de Residencias en Geriatros-SARquavitae. Carmen Balfagón, Directora General del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IIMSERSO) ofrecerá el punto de vista de la Administración.

Tanto la RANM como Geriatros-SARquavitae han mostrado su preocupación por un tema tan importante y con un impacto tan directo en la sociedad como es la Ley de Dependencia. Para ello, el objetivo principal de la sesión científica es analizar la evolución a lo largo de los diez años desde la puesta en marcha de esta ley y así analizar los pasos a seguir en los próximos años.

Ha pasado una década y la ley ha estado sometida durante este tiempo a toda suerte de vaivenes en aspectos tan importantes como su correcta interpretación, su financiación, su aplicación específica o el nivel de cumplimiento de sus preceptos por parte de los principales actores, incluyendo entre estos a las diferentes CC. AA. También ha sido sometida a lo largo del tiempo a diferentes modificaciones legales y administrativas de distinto calado, en orden a corregir determinadas deficiencias detectadas en su puesta en marcha.

La Ley de Dependencia supuso un cambio importante en el bienestar de las personas dependientes, así como de sus familiares. Sin embargo, diez años después, datos del IMSERSO demuestran que 355.596 personas dependientes aún están a la espera de recibir las ayudas necesarias para mejorar su situación. Las distintas interpretaciones posibles y los diferentes niveles de cumplimiento por parte de los principales actores y las comunidades autónomas han influido de forma decisiva en la aplicación de la Ley de Dependencia y en su consolidación.