La Fundación Ferrer para la Investigación ha convocado la vigesimosegunda edición del Premio Severo Ochoa de Investigación Biomédica. Este galardón, creado en el año 1985, tiene como principal objetivo contribuir al esfuerzo que distintos sectores realizan en España para el progreso de la ciencia y la tecnología, así como promover nuevas aportaciones científicas en el ámbito de la biomedicina.

 

Los candidatos, que tendrán hasta el próximo 31 de julio para presentar sus trabajos, optarán a un premio de 40.000 euros y a una medalla conmemorativa, que recibirán en un acto público de relevante carácter científico.

 

Como en anteriores ediciones, la responsabilidad de adjudicar el Premio Severo Ochoa recaerá en un jurado formado por los miembros del Comité Científico de la Fundación. Está integrado por los profesores Francesc Jané Carrencá, catedrático de Farmacología de la Universidad Autónoma de Barcelona, ex jefe del Servicio de Farmacología Clínica del Hospital de Sant Pau y presidente del Comité Ético de Investigación Clínica (CEIC); Enrique de la Morena, ex jefe del Departamento de Bioquímica Experimental de la Fundación Jiménez Díaz; Ciril Rozman Borstnar, catedrático emérito de la Universidad de Barcelona; Margarita Salas Falgueras, profesora de investigación del CSIC en el Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” de Madrid; Eugenio Santos, catedrático de Microbiología y director del Centro de Investigación del Cáncer de la Universidad de Salamanca–CSIC y Miquel Vilardell Tarrés, catedrático de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona. El fallo del Jurado se hará público antes del 31 de diciembre de este año.