Las residencias para personas mayores Amavir Santa Cruz y Amavir Tejina han recibido esta mañana el certificado en base a la norma UNE 179003 del Sistema de Gestión de Riesgos para la Seguridad del Paciente, concedido por AENOR, y la acreditación definitiva como “Centros libres de sujeciones”, otorgada por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), siendo así las dos primeras residencias de Canarias en obtener estos distintivos. Además, ambos centros han obtenido también la certificación de calidad ISO 9001:2015 de AENOR.

El acto de entrega, celebrado esta mañana en la residencia Amavir Santa Cruz, ha contado con la asistencia de la Presidenta del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo de Tenerife, Juana María Reyes Melián; el Concejal de Atención Social del Ayuntamiento de Santa Cruz, Oscar García; el Director del Área de Salud de Tenerife, Ignacio López; la Presidenta de CEOMA, Carmen García Revilla; y el Director de AENOR en Canarias, José Luis Mataix, quienes en sus intervenciones han querido felicitar a los profesionales de ambos centros por haber conseguido estos reconocimientos y por lo que suponen para mejorar la atención que se presta a las personas mayores y su calidad de vida. En el acto han estado también presentes el Director Técnico del programa “Desatar” de CEOMA, Antonio Burgueño, y la Directora General Adjunta del Grupo Amavir (gestor de las residencias), Lourdes Rivera, entre otras autoridades.

ACREDITACIÓN COMO CENTROS LIBRES DE SUJECIONES

La acreditación como “centros libres de sujeciones” se consigue tras tres años trabajando en el marco del programa “Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer” de CEOMA. El año pasado se obtuvo la acreditación provisional y este año se ha conseguido la acreditación definitiva, que certifica que en estos centros no se utiliza ninguna ya ninguna sujeción física o farmacológica que limite a sus residentes.

Históricamente, España ha sido uno de los países con mayor porcentaje de uso de sujeciones en residencias de mayores e incluso también en centros hospitalarios. Se ha instalado la creencia de que estas sujeciones aportan mayor seguridad y que contribuyen a evitar caídas, pero las evidencias muestran que esta creencia es errónea y que no se tienen en cuenta los riesgos que conllevan las sujeciones para la calidad de vida y dignidad de las personas mayores y los beneficios físicos y psicológicos que les reporta su retirada.

Eso es lo que ha podido comprobarse en Amavir Santa Cruz y Amavir Tejina durante el tiempo que llevan sin aplicar sujeciones. Para el desarrollo de este programa, se han llevado a cabo tareas de formación y concienciación tanto de profesionales como familiares, que comenzaron con un diagnóstico de situación y un análisis pormenorizado, caso a caso, de todos los residentes que tenían sujeciones y propuesta de alternativas. Además, este reto ha implicado también la adecuación de los entornos de las residencias y la adquisición de materiales (como camas ultrabajas, sillones especiales, colchonetas…) para poder trabajar en función de las características que requiere cada usuario.

RECONOCIMIENTOS AENOR DE CALIDAD Y SEGURIDAD DEL PACIENTE

Las residencias Amavir Santa Cruz y Amavir Tejina han recibido también esta mañana de la mano de AENOR el certificado ISO 9001:2015, que acredita la calidad de los procesos de trabajo que se aplican en la residencia, y el certificado del Sistema de Gestión de Riesgos para la Seguridad del Paciente.

La cultura de la seguridad del paciente viene siendo promovida desde el año 2005 por el Ministerio de Sanidad. Enfocada en un principio a entidades sanitarias, como hospitales o centros de salud, el modelo de gestión que conlleva esta certificación puede aplicarse también en residencias de mayores, con el objetivo de lograr una atención más segura para los residentes, lo que entronca directamente con el modelo de atención centrada en la persona.

Este es el contexto en el que se ha trabajado en las residencias durante todo el año 2016 y que ha conllevado la obtención de esta certificación. Durante este tiempo se ha promovido la cultura de seguridad del residente entre los profesionales, incorporando la gestión del riesgo sanitario, llevando a cabo acciones formativas e implementando prácticas seguras que implican a residentes y familiares.