La Fundación de Investigación en Gastroenterología (FUREGA) y la European Society for Swallowing Disorders (ESSD) han puesto en marcha una campaña divulgativa con el objetivo de reducir el impacto de los trastornos de la disfagia orofaríngea (DO) y mejorar la calidad de vida de las personas que tienen dificultades para tragar tanto líquidos como alimentos.

Esta campaña, que se desarrollará de mayo a diciembre de este año, se vertebra en tres grandes ámbitos de actuación: el divulgativo, el de diagnóstico y el experiencial. La campaña prevé acciones informativas para dar a conocer la problemática a pacientes y familiares; sesiones de formación en hospitales, centros de asistencia primaria y residencias geriátricas; acciones de cribado clínico para detectar el trastorno en su fase inicial y talleres gastronómicos para enseñar a preparar comidas seguras para los pacientes que al mismo tiempo sean nutritivas y apetitosas.

La disfagia es una enfermedad todavía muy desconocida pero muy frecuente, ya que más de 2 millones de españoles la padecen. Afecta a más del 45% de pacientes que han sufrido un ictus y también a más del 25% de personas de más de 70 años que viven en su domicilio y hasta al 60% de los ancianos que viven en residencias geriátricas. Además, a falta de un protocolo sistematizado, más de un 80% de los casos aún no se diagnostica de forma correcta.

Las primeras acciones serán el 22 de mayo en el Hospital Sant Jaume de Mataró y el 25 de mayo en el Sociosanitari Pere Virgili de Barcelona. Un equipo de profesionales especializados en la realización del Método de Exploración Clínica Volumen-Viscosidad (MECV-V) hará el test de forma gratuita a cualquier persona que esté interesada, al tiempo que forman a profesionales de la salud con un cursillo gratuito. El Dr. Pere Clavé, especialista mundial en este trastorno y quien lidera este proyecto, asegura que “el objetivo es poder replicar estas sesiones gratuitas a muchos más centros médicos en el futuro” ya que “es imprescindible ‘popularizar’ la utilización del test en una fase temprana, ante la mínima sospecha de que el problema exista, es decir, cuando sólo la observación del enfermo ya nos indique que tiene problemas para tragar o que manifieste tos continuada cuando bebe o come“.

Para el doctor Clavé, este diagnóstico permitirá aplicar tratamientos integrales que disminuyan la mortalidad y mejoren la vida del paciente.

En el ámbito experiencial se pondrá el foco en la alimentación ya que la disminución en la eficacia de la deglución y el escaso interés por los alimentos poco atractivos puede conducir a la pérdida de peso, la desnutrición y deshidratación del paciente. Por ello, Furega y la ESSD han impulsado una serie de talleres de cocina que se celebran en diferentes mercados y que tienen como objetivo enseñar a los familiares y cuidadores de pacientes con disfagia a elaborar menús con la textura adecuada, enriquecer los alimentos con suplementos y hacer las comidas atractivas en aspecto, olor y sabor.

Los primeros talleres serán el 26 de mayo en el Mercado de la Plaza de Cuba de Mataró y el 6 de junio en el Mercado de Santa Caterina de Barcelona y la acción se repetirá durante el mes de junio en otros emplazamientos.