La Fundación Carmen Pardo-Valcarce trabaja por la participación de las personas con discapacidad intelectual en nuestra sociedad. Allá donde encuentran barreras, diseñan apoyos que ayudan a tender puentes para hacer que la sociedad sea más rica y diversa. A lo largo de estos años, su actividad ha crecido en servicios y atención, lo que implica la necesidad de cuidar cada detalle de la organización, procesos y desarrollo.

En aras de reinventarse cada día, la Fundación tiene como objetivo continuar siendo referente, generando transformación social en el ámbito de la discapacidad intelectual. Por esta razón, la Fundación Carmen Pardo-Valcarce cambia de nombre y pasa a llamarse “Fundación A LA PAR”.

La Fundación evoluciona y continúa caminando sin perder la esencia de donde viene. Fieles a su ADN y trabajando todo su equipo A LA PAR, en una misma dirección. Un trabajo que viene desarrollándose desde 1948, generación tras generación, y que ha convertido a esta entidad sin ánimo de lucro, formada por un equipo de profesionales que atiende a más de 1.000 personas al año, en un referente nacional e internacional en el ámbito de la discapacidad intelectual.

El cambio de denominación y de imagen corporativa viene acompañado de varias líneas estratégicas destinadas a potenciar el eje central de la actividad de la Fundación: la mejora continua de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.  A LA PAR quiere ser un punto de inflexión que impulse nuevos enfoques de trabajo y nuevos servicios para continuar a la vanguardia de la transformación social, gracias a un mejor posicionamiento en los proyectos generadores de fondos y el perfeccionamiento de la RSC.

 

Evolucionar es reinventarse, renovarse y avanzar

Los datos de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, ahora “A LA PAR”, hablan por sí solos:

  • 182 alumnos estudian en su colegio aprendiendo cosas que les sirven en su día a día.
  • 114 trabajadores con discapacidad intelectual en la plantilla de la Fundación que trabajan como el mejor y valoran su trabajo.
  • Más de 1.200 voluntarios al año acompañan a la Fundación y aprenden del espíritu de superación de los trabajadores mientras colaboran con ellos en diferentes tareas.
  • 69 inserciones en la empresa ordinaria en el último año, ponen de relieve la importancia de contar con una plantilla diversa que haga a la entidad mejor y más competitiva.
  • 40 personas con discapacidad intelectual viven independientes. Unos revolucionarios valientes que van abriendo brecha y que harán historia.

Por todo ello, por todo el trabajo realizado diariamente y por las ganas de seguir mejorando la sociedad, el equipo de la Fundación evoluciona A LA PAR, trabaja A LA PAR y camina en una misma dirección A LA PAR sin perder su esencia.

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce da la bienvenida a su nuevo nombre: “Fundación A LA PAR”.

 

Un trabajo en colaboración: 

 

El desarrollo de esta nueva imagen de marca, ha sido realizado por los miembros de la Fundación en colaboración con la agencia Mi Querido Watson, quienes han puesto su talento al servicio de la Fundación para lograr un resultado

El nuevo anuncio, que acompaña al lanzamiento de la Marca A LA PAR, a su vez, ha sido elaborado por Secuoya Producciones. Todas las escenas han sido realizadas por personas de la Fundación A LA PAR, y la locución, como broche final, por dos trabajadores con discapacidad intelectual de la Fundación.

Un trabajo en equipo, A LA PAR, que solo es posible cuando todos participan.