El Círculo de la Sanidad, entidad que agrupa a 23 directivos de las principales empresas proveedoras de bienes y servicios del Sistema de Salud, ha destacado este jueves, la importancia de que la Estrategia Nacional de Personas Mayores, anunciada recientemente por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, promueva y facilite recursos para incrementar la profesionalización del cuidado de las personas mayores.

En este sentido, su presidente Ángel Puente, ha recordado que “la Ley de Dependencia establece una dotación económica para las personas que desde el hogar ejercen como cuidadoras, pero no les ofrece ningún otro tipo de prestación como podría ser una formación adecuada para tratar las necesidades especiales que presentan las personas en situación de dependencia”.

Así, el presidente ha pedido a las autoridades que para desarrollar esta nueva estrategia tengan también en cuenta las ventajas que la colaboración público-privada puede ofrecer, ya que “se trata de ventajas extensibles a la sociedad en su conjunto porque contribuyen a la modernización y mejora de los servicios públicos y a la sostenibilidad del sistema”. Y es que según ha señalado Puente, “el objetivo de la colaboración público-privada es la reducción de gastos, no del precio, que no es lo mismo”.

Asimismo, el presidente del Círculo de la Sanidad ha recordado que las concesiones son un modelo que ha permitido, a través de la colaboración público-privada, afrontar un nivel de inversión que las Administraciones Públicas no podrían haber financiado por sus propios medios y que no suponen en ningún caso una privatización de los servicios.

A favor de un modelo sociosanitario

Además, Ángel Puente ha destacado la importancia de que la Estrategia Nacional de Personas Mayores se base realmente en un modelo sociosanitario que supere la dualidad aún existente entre la atención sanitaria y los servicios sociales.

Según ha explicado, el ofrecer servicios desde una perspectiva sociosanitaria, que sitúen a la persona y sus necesidades específicas en el centro del sistema ayudaría también a reducir costes y mejorar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

En este sentido, ha recordado, que, por poner un ejemplo, “una persona que necesite estar atendida por un periodo prolongado de tiempo, ya sea un paciente crónico, una persona dependiente o una persona mayor que tarde más en recuperarse de determinados problemas de salud, no tiene por qué ser tratada en un centro estrictamente sanitario, sino que existen y se pueden ofrecer recursos muchos más apropiados”.