Enviado por José Antonio Sierra

 

El artículo “Riesgos y prevención en la adolescencia: ¿tiene sentido una estrategia educativa intergeneracional?”, ha recibido uno de los dos accésits otorgados en la convocatoria 2017 del Premio Brabazon para Investigación Evaluativa, convocado por Generations United, organización líder en el ámbito intergeneracional. El jurado ha alabado la elevada calidad del trabajo presentado.

Dicho artículo es fruto del trabajo de investigación sobre el proyecto de la Confederación de Mayores Activos (CONFEMAC) denominado “Con la seguridad de la experiencia: Educar para la prevención”, que tiene como objetivo mejorar las actitudes hacia la prevención a través de la estrategia intergeneracional –voluntarios mayores trabajando con adolescentes en las aulas-. Esta táctica se ha mostrado más eficaz que la alternativa de los mismos estudiantes tratando el tema solo con sus profesores.

La investigación galardonada está firmada por Vicente Pérez Cano, director de CONFEMAC, junto a Gonzalo del Moral Arroyo, ambos profesores de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla; Mariano Sánchez Martínez y José Manuel García Moreno, de la Universidad de Granada.

Conclusiones significativas

En el artículo se publican conclusiones muy significativas derivadas del desarrollo del proyecto, entre las que se destacan:

  • Sobre la actitud hacia la prevención: La intervención centrada en la perspectiva intergeneracional, con personas mayores acudiendo a las aulas escolares, ha conseguido aumentar de modo significativo la actitud positiva hacia la prevención de los alumnos participantes, cosa que no se ha logrado en los grupos de trabajo con los profesores”.
  • “Sobre la disposición para la prevención: En cuando a la disposición a participar en actividades de prevención de los riesgos asociados al uso de Internet y las redes sociales y al consumo de alcohol, podemos concluir –con rotundidad estadística– que la opción intergeneracional de trabajo con personas mayores voluntarias ha sido claramente la mejor de cara a conseguir que los estudiantes se muestren más dispuestos a tomar parte en las citadas actividades de prevención”.
  • “Sobre la intervención preferente: En general, frente a la decisión de no hacer nada al respecto, la opción de poner a los estudiantes de E.S.O. en contacto con personas mayores para hablar y educarse en torno a riesgos y actitudes hacia la prevención (del uso de Internet y redes sociales, así como consumo de alcohol) es más prometedora que la alternativa de que sean los propios profesores quienes se encarguen del tema”.

La versión original de este artículo, tal y como se publicó en su día en español, gracias al apoyo de la convocatoria de “Ayudas a la Investigación Ignacio H. de Larramendi”, de la Fundación MAPFRE, se puede leer en este enlace.