La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha participado esta tarde en el acto del 25 aniversario del Servicio de Ayuda a Domicilio del Ayuntamiento de Zaragoza “Homenaje a Auxiliares y Trabajadoras Sociales” organizado por la empresa CLECE.   Un acto, celebrado en el Auditorio de la capital, que ha contado con la presencia de María Arrondo quien fuera concejal de servicios sociales en el año 1979 y con Luisa Broto, actual vicealcaldesa y responsable de servicios sociales en el Ayuntamiento. Durante la celebración, amenizada por los actores de Oregón Televisión, se ha homenajeado a las exconcejales de servicios sociales, a trabajadoras jubiladas este año y a las que llevan más de 20 años en el servicio.
María Victoria Broto ha destacado que el actual Gobierno de Aragón ha sido el primero en llevar la ayuda a domicilio también a las personas dependientes. En 2017, se han destinado casi nueve millones y medio de euros a distintos convenios, firmados con comarcas y ayuntamientos (entre ellos, el de Zaragoza), para este servicio que llega ya a más de 2470 dependientes. Broto ha señalado que “los servicios sociales no son un gasto, sino una inversión social” porque por un lado “es el derecho a la mejora de la calidad de vida” y por otro “el que se pueda acceder a un puesto de trabajo profesional”. La consejera ha agradecido a las trabajadoras su esfuerzo y también a los primeros ayuntamientos democráticos que entendieron la importancia de los servicios sociales, la educación y la sanidad.
La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha defendido que el Gobierno seguirá trabajando “para que el servicio llegue a todas personas que lo precisen”.