La visión es uno de los sentidos más importantes que tenemos las personas, por lo que es fundamental realizar una adecuada revisión ocular de la mano del médico oftalmólogo, para conocer los posibles problemas que pueden ocasionarse. En este sentido, cobran especial relevancia los estudios del fondo de ojo, que permiten al oftalmólogo ver el interior ocular y, con ello, hacer un análisis detallado de algunas de sus partes como el nervio óptico, la mácula o zona central de visión, la retina y los vasos sanguíneos.

Pero esta técnica permite ver mucho más allá, ya que gracias a ella también se puede diagnosticar una enfermedad o, incluso, seguir la evolución de patologías como la diabetes o la hipertensión. Además, este estudio resulta esencial para evitar afecciones oculares en las patologías minoritarias –enfermedades con baja prevalencia, en torno a cinco casos por cada 10.000 habitantes-.

Así se ha puesto de manifiesto durante la mesa redonda sobre enfermedades poco frecuentes que tiene lugar en el marco del Congreso Nacional que la Sociedad Española de Medicina Interna celebra en Madrid durante los días 22, 23 y 24 de noviembre, y donde se pone de relieve la importancia del estudio del fondo de ojo para la detección de estas patologías minoritarias.

“Es frecuente que la patologías minoritarias afecten con frecuencia a las estructuras oculares, y que sean estas el primer signo de la enfermedad”, explica el doctor Antonio Segura, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Univesitari Vall d´Hebron de Barcelona.