En la actualidad, el 39,3% de los españoles mayores de 55 años lleva implantes dentales, según revela el Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2017.Tanto la edad como los traumatismos e incluso la herencia genética son factores que hacen necesario el recurrir a las prótesis o implantes.

 

“La pérdida parcial o total de las piezas dentales es común en personas mayores y estas pueden provocar consecuencias físicas graves, como problemas de nutrición debidos a la dificultad para alimentarse o alteraciones a la voz. Así como consecuencias psicológicas derivadas de la falta de autoestima que puede producir”, explica el doctor David Curto, responsable de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores. Tanto es así que 9 de cada 10 personas mayores de 55 años afirman que los implantes dentales han mejorado su calidad de vida.

 

La adaptación del tratamiento a cada persona es fundamental para su éxito. “El tipo de implante debe elegirse teniendo en cuenta factores como la estructura ósea del paciente, si tiene alergia a alguno de los materiales o cualquier otro aspecto que pueda perjudicar su salud bucodental. Y, en el caso de las personas mayores, hay que prestar atención a si padecen enfermedades cardiovasculares, párkinson, diabetes u osteoporosis, que pueden suponer un problema en la colocación de los implantes”, explica Patricia Zubeldia, odontóloga responsable de la Dirección Médico Asistencial de Sanitas Dental.

 

El 64,5% de los encuestados afirma no haber tenido nunca problemas con sus implantes. Y en el caso de haber sufrido algún tipo de problema, señalan como principal motivo la insuficiente masa ósea para una correcta implantación (21,5%). Pero también se dan casos de daños de sobrecarga (9,3%), rechazo del implante (8,4%) o la infección del mismo (5,6%).

 

Recomendaciones para un correcto mantenimiento de los implantes

 

Para evitar problemas como estos, la odontóloga Zubeldia hace las siguientes recomendaciones:

  • Realizar revisiones odontológicas de manera periódica para controlar la evolución del tratamiento y detectar a tiempo los posibles problemas.
  • Cepillarse con pasta de dientes fluoradano abrasiva después de cada comida.
  • Complementar el cepillado con elementos de higiene bucodental como los cepillos interproximales, seda dental específica para zonas de implantes o los irrigadores.
  • Evitar elementos como el tabaco o el alcohol y el estrés ya que pueden ser factores riesgo que provoquen el rechazo de los implantes.
  • Controlar los medicamentos ya que pueden ocasionar problemas en los implantes.