No hay como empezar 2018 cumpliendo 100 años. Eso es lo que le ha ocurrido a Tere Agirrezabala, que celebró ayer un siglo de vida y la entrada al nuevo año rodeada de amigos, familiares y autoridades en su residencia de Lazkao.

 

Para homenajear a Tere, Sanitas Residencial Txindoki preparó un cálido homenaje en el que se reunieron amigos, familiares y profesionales del centro. El propio alcalde de Alegia, Unai Iraola, se acercó en persona a felicitar a la nueva centenaria. Durante el acto, se le hizo entrega de una placa y varios ramos de flores y se invitó a todos los asistentes a degustar la tarta de cumpleaños. Los asistentes también disfrutaron de la actuación de dos acordeonistas amigos de la familia y de su biznieta, un tanto nerviosa, que le dedicó dos piezas de trompeta. Unai Iraola, alcalde del municipio guipuzcoano de Alegia, acompañó a Tere y a sus familiares en este día tan especial.

“Es nuestra manera de mostrar nuestro respeto y admiración por una generación de la que tenemos mucho que aprender. Nuestra manera de demostrar también nuestro afecto a nuestros mayores.  Aquí somos, o al menos lo intentamos, su segunda familia, su segundo hogar”, ha afirmado Joseba Badiola, director de Sanitas Residencial Txindoki.

 

Teresa nació hace 100 años en el caserío Iruña de Bedaio. Ha tenido una vida muy dura ya que su madre falleció cuando ella tenía 3 años y ya con 8 tuvo que salir a trabajar . Tuvo cuatro hijos, tres varones y una mujer, y se quedó viuda cuando la pequeña tenía dos años. Ha sido una mujer muy querida y conocida en Alegia, localidad en la que ha vivido la mayor parte de su vida, ya que ha trabajado en la casa parroquial. Es una mujer muy trabajadora y cariñosa, y con un gran sentimiento feminista.