Creada en 2018, la asociación “Josiane Salone, todos juntos contra la EPOC” es una red de información y de intercambio cuyo objetivo es acabar con la soledad y el sentimiento de culpa ante esta enfermedad silenciosa.
Algunos de ustedes no habrán oído hablar nunca de la EPOC. ¿La EPOC? Son las siglas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Sin embargo, esta enfermedad pulmonar degenerativa afecta a 210 millones de personas en el mundo, y no ha dejado de aumentar en los últimos 20 años.

Este nuevo flagelo afecta principalmente a las mujeres, pertenecientes a la generación del baby-boom por supuesto, como el reflejo deforme de una cierta idea de libertad y emancipación, la Casandra de ese placer que disfrutaron sin miedo ni reproche: el tabaco. Porque la principal causa de la EPOC es el tabaco.

Pero la EPOC es una enfermedad silenciosa que evoluciona lentamente y se instala sin provocar síntomas. Doblemente silenciosa, la EPOC es una patología que no solo es poco conocida entre los pacientes, sino también entre los médicos. Como consecuencia, es una enfermedad que se diagnostica muy poco.
Creada en 2018, la asociación “Josiane Salone, todos juntos contra la EPOC” no es solo un espacio de información. Es también y sobre todo una red de intercambio entre los millones de personas afectadas por la EPOC, una red que permite salir del discurso moralista que causa sentimiento de culpa y aislamiento.
Si bien la asociación creada por Eric Salone lleva el nombre de Josiane Salone, su madre, víctima de la EPOC en 2016 no se enmarca en la contemplación del dolor, sino en un compromiso generoso de intercambio y solidaridad.