En España hay un millón de personas diagnosticadas de glaucoma y se calcula que alrededor de otro medio millón de personas no saben que están en la fase inicial de la patología y podrían desarrollar la enfermedad. De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glaucoma es el segundo motivo más frecuente de ceguera evitable.

“El glaucoma es una enfermedad ocular que va dañando lentamente el nervio óptico, que transmite las imágenes al cerebro. La fase inicial del glaucoma se presenta sin síntomas, de modo que pasa inadvertido para el paciente hasta que aparece la lesión del nervio óptico y la consiguiente pérdida de campo visual. Una vez que la patología se ha manifestado, ya no podemos recuperar el terreno perdido, pero sí podemos detener el proceso. Por este motivo el diagnóstico preventivo es el factor clave”, ha explicado el Dr. Jesús Téllez Vázquez, experto en glaucoma del Servicio de Oftalmología del Hospital Sanitas CIMA.

Hay muchos factores de riesgo, como la edad, la raza, el grosor de la córnea, los antecedentes familiares o la existencia de miopía. El único factor sobre el que se puede actuar –y obtener resultados- es la presión intraocular. La recomendación generalizada es que las personas mayores de 40 años deben visitar con un especialista en Oftalmología cada 2 años, pero si tienen riesgos asociados, como hipertensión ocular o glaucoma familiar, la revisión debería ser cada año.

“Para conseguir detener o ralentizar el avance del glaucoma es preciso establecer un valor para la Presión Intraocular Objetivo de cada paciente. Este valor individual de la presión intraocular es el que debemos tratar de obtener para detener la progresión de la enfermedad. Hay distintas opciones, como el empleo de colirios, la colocación de válvulas especiales, el tratamiento con láser Argón y otros abordajes para casos más complejos, como la cirugía, que será más o menos invasiva en función de la situación del paciente y el grado de avance de la enfermedad”, ha resumido el experto.

La ONU celebra cada año la Semana Mundial del Glaucoma para concienciar a la sociedad de la importancia de ser proactivos en el cuidado de su salud visual. Este año dará comienzo el 12 de marzo. “El gran problema es que el paciente en el estadio inicial no nota ninguna pérdida visual, de modo que cuando acude al especialista se ha perdido un tiempo muy valioso y un alto porcentaje de las fibras nerviosas de la retina ya se han perdido: el daño en el campo visual ya es irreversible. Es cierto que hay otras variantes del glaucoma que sí son percibidas por el paciente en etapas iniciales a través de visión borrosa o dolor, pero lo más frecuente es que curse sin síntomas”, ha explicado el especialista.

El diagnóstico y tratamiento tempranos

El diagnóstico preventivo permite activar de modo precoz el tratamiento específico para cada persona. Para realizar un correcto diagnóstico del glaucoma es necesario estudiar la forma y color del nervio óptico, el campo visual completo, el espesor corneal y, sobretodo, medir la presión intraocular. Para ello se utilizan distintos equipos tecnológicos: tonómetros, oftalmoscopios, perímetros, retinoscopios, gonioscopios y paquímetros.

“El principal problema con el que nos encontramos, y que puede afectar al correcto tratamiento en la fase de terapia tópica, es que el paciente no siga al pie de la letra las recomendaciones. Por eso el objetivo de concienciar a la población que está liderando la ONU es tan importante. Desde el Hospital Sanitas CIMA nos volvemos a sumar al Verde de la Asociación Mundial del Glaucoma bajo el lema Batea el Glaucoma Invisible con un programa de revisiones oculares gratuitas, que tendrá lugar a partir del día 12 hasta el 16 de marzo”, ha anunciado el Dr. Téllez.

Cómo inscribirse

Para la programación de visitas pueden contactar con el hospital en el teléfono 932043059 y en la dirección de correo electrónico tellamamos@admiravision.es