La Asociación Párkinson de Vigo, junto con la Federación Española de Párkinson (FEP) y con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, celebra la “Jornada sobre la Enfermedad de Parkinson” en Vigo. El acto tendrá lugar en el Centro Social de O Calvario el próximo jueves 15 de marzo, con el objetivo de formar, tanto a personas afectadas como a cuidadoras, en torno a la enfermedad de Parkinson.

La jornada será inaugurada por José Luis Rodríguez, presidente de la Asociación de Párkinson de Vigo y Leopoldo Cabrera, presidente de la Federación Española de Párkinson. Además, el curso contará con la presencia de María Lens Villaverde, psicóloga de la Asociación Párkinson de Vigo, quien explicará la importante labor que realizan las asociaciones de pacientes en personas y explicará las diferentes actividades que se imparten en estos centros y qué pueden aportar para mejorar el control y evolución de la enfermedad.

Asimismo, el doctor Antonio Koukoulis, neurólogo del Hospital Álvaro Cunqueiro, describirá los síntomas de la enfermedad de Parkinson Avanzado y aportará las claves para preparar la visita al neurólogo. “No cabe duda de que una preparación detallada y minuciosa de la consulta va a redundar en un importante beneficio para el paciente. Es de gran utilidad llevar anotados todos los temas que se desean tratar y no dejar de comentar cualquier problema, aunque al paciente o a sus cuidadores no les parezca relacionado con la enfermedad. Además, resulta muy importante aportar la medicación actualizada que se está tomando, así como describir de forma detallada los síntomas que presenta, siendo fundamental su relación temporal con los horarios de las tomas”, explica el doctor Koukoulis.

Además, con esta jornada se pretende ensalzar la figura de la persona cuidadora, quien acompaña al paciente en el día a día de la enfermedad. Actualmente, el párkinson afecta a más de 1.600 personas en Vigo, según datos aportados por la asociación, y más del 80% de las personas cuidadoras de estos pacientes son familiares directos, según datos del estudio ÉPOCA[i]. “La figura del cuidador no sólo es relevante, sino que es fundamental cuanto más avanzada esté la enfermedad. De él van a depender aspectos muy importantes como la aportación de información o de aspectos de los que el paciente no es consciente o no les presta atención, como, por ejemplo, los trastornos del sueño. Además, el cuidador juega un papel imprescindible en el cuidado y, a veces, en la administración del tratamiento. La ayuda y el apoyo del cuidador resulta imprescindible para el uso de tratamientos avanzados de la enfermedad de Parkinson, afirma el doctor Antonio Koukoulis.

Esta patología degenerativa se caracteriza por sus síntomas, motores y no motores, los cuales pueden llegar a generar serias dificultades en las actividades cotidianas en la fase avanzada de la enfermedad de las personas que lo padecen. Conforme progresa la enfermedad, la calidad de vida y autonomía de las personas con enfermedad de Parkinson se ven mermadas dados el incremento y la gravedad de los síntomas. Entre ellos, los más conocidos son los síntomas motores como el temblor, la rigidez y la lentitud. Por su parte, los menos conocidos son los síntomas no motores, como los trastornos del ánimo (apatía, depresión) y la conducta.