La atención a las personas en situación de dependencia y la promoción de su autonomía personal constituye uno de los principales retos de la política social en los países desarrollados.

Según, el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), España se caracteriza por la existencia de población cada vez más envejecida y con problemas de salud en las últimas fases de su vida. Para hacer frente a éste fenómeno, es importante atender las necesidades de aquellas personas que, por encontrarse en situación de especial vulnerabilidad, requieren apoyos para desarrollar las actividades esenciales de la vida diaria, alcanzar una mayor autonomía personal y poder ejercer plenamente sus derechos de ciudadanía.

A este objetivo ha contribuido, sin duda, la implantación del Sistema Nacional de la Dependencia (SND), configurando el derecho a unas infraestructuras (residencias, centros de día, servicio de ayuda a domicilio…), la regulación de la formación de profesionales cualificados para atender a las personas dependientes, así como unas prestaciones económicas, entre otros servicios.

En lo que respecta a la cualificación profesional del personal para trabajar en instituciones sociales, se establece que “los cuidadores/as o gerocultores/as que presten sus servicios en centros o instituciones sociales deberán acreditar la cualificación profesional de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes”. El procedimiento de acreditación por la vía formal requiere superar la formación del Certificado de profesionalidad SSCS0208_2 de Atención Sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales y la evaluación final del mismo.

SUPERCUIDADORES es una entidad oficial acreditada para impartir este Certificado de Profesionalidad y se ha interesado por conocer las características sociodemográficas de los cuidadores profesionales a los que forma, realizando un estudio en el que analiza las variables de sexo, edad, nacionalidad, educación y residencia de una muestra de 236 alumnos que han realizado dicho certificado de profesionalidad, en modalidad teleformación, durante los años 2016 y 2017.

Los resultados del estudio indican:

  • Sexo: las mujeres representan alrededor del 80%, aunque se aprecia una tendencia a la incorporación del hombre para realizar este tipo de trabajo
  • Edad:el porcentaje más numeroso es el de personas entre 30 y 39 años, sin embargo las cuidadoras/es menores de 30 años aumenta paulatinamente, alcanzando más del 33% en el año 2017
  • Nacionalidad:más del 95% de los alumnos tienen nacionalidad española
  • Educación:el nivel de estudios de las cuidadoras/es cada vez es mayor, siendo de alrededor del 20% los que tienen estudios superiores (licenciatura/diplomatura)
  • Residencia:en todas las comunidades autónomas se forma a estos profesionales, consecuencia de las necesidades existentes para prestar los servicios de atención a la Dependencia en todo el ámbito nacional

 

Estos resultados muestran una evolución positiva del perfil de los cuidadoresuno de los nichos de empleo de mayor futuro en España, consecuencia principal del envejecimiento de la población y de los mayores servicios de atención que se le deben de prestar a las personas mayores y dependientes, en aras a mejorar su calidad de vida.