Un año más el Departamento de Bienestar y Derechos Sociales del IMAS atiende todas las peticiones de acceso al programa de Estancias Temporales a los centros residenciales
El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales ha recibido este 2018, de enero a mayo, un total de 75 solicitudes de personas mayores dependientes para acceder al programa de Estancias Temporales a los centros residenciales del IMAS. La consejera de Bienestar y Derechos Sociales y presidenta de la IMAS, Margalida Puigserver ha explicado que “este proyecto pretende mejorar la calidad de vida de los cuidadores, proporcionándolos un tiempo de descanso y dando respuesta a determinadas situaciones familiares imprevistas”. Por su parte el vicepresidente del IMAS, Javier de Juan, ha señalado que “el objetivo final es velar por el bienestar de las personas mayores ofreciendo servicios asistenciales puntuales desde el ámbito sociosanitario”.

Esta cifra iría en consonancia con el número de cuidadores que disfrutó de este descanso durante el 2017, puesto que desde el IMAS se atendieron en todo el año pasado un total de 145 personas en el marco del programa de Estancias Temporales.

El IMAS dispone actualmente de 22 plazas residenciales para estancias temporales, repartidas de la siguiente manera: 10 en La Bonanova, 4 al Hogar de Ancianos, 5 a la residencia Bartomeu Quetglas de Felanitx y 3 a Huialfàs (Sa Pobla). Se trata de plazas destinadas a ingresos que oscilan entre 6 y 60 días y que pretenden dar respuesta a situaciones puntuales:

– Personas mayores que viven habitualmente solas pero que necesitan ser atendidas durante un tiempo al estar convalecientes de una enfermedad, accidente o intervención que no requiere hospitalización, o bien que necesitan un lugar donde estar mientras hacen obras a casa suya.
– Persona dependiente que vive con su familia pero que necesita ser atendida porque la persona que la cuida se encuentra convaleciente por enfermedad, accidente o intervención.
– Personas dependientes que viven con sus familiares pero que después de una enfermedad, accidente o intervención necesitan curas especializadas durante un tiempo determinado que no se pueden dar en el entorno familiar o bien se ha producido qualque imprevisto que impide que esta persona mayor reciba la atención adecuada.
– Vacaciones familiares del cuidador. En este caso el tiempo máximo de ingreso es de un mes.

En cuanto a los datos de 2018, de las 75 peticiones recibidas en el área de Atención a la Dependencia de la IMAS, ha dado el visto bueno a 72, si bien 9 todavía están pendientes de asignar centro y concretar fechas. Igualmente, hasta principios de mayo ya habían disfrutado o estaban disfrutando del programa un total de 50 personas, hay que precisar que tres de los ingresos que ya se han llevado a cabo vienen de una solicitud presentada a finales del año 2017.

En cuanto a los motivos por los cuales la persona cuidadora solicita el ingreso temporal de su familiar, la gran mayoría de peticiones actuales son para poder disfrutar de unas vacaciones (52), mientras que sólo una es por obras a casa suya y el resto son por convalecencia (25). En cuanto a los centros asignados, el que ha ingresado más personas en el marco de este programa es la residencia La Bonanova (31), seguido por Bartomeu Quetglas de Felanitx (21), Hogar de Ancianos (16) y Huialfàs en sa Pobla (10).