El pasado viernes, la residencia Amavir Argaray (Navarra) se convirtió en el escenario de un simulacro de incendio en el que participaron cerca de 70 personas, organizado por el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra. La recreación del escenario tuvo como resultado ficticio quince heridos, seis de ellos graves, entre los que se encontraba algún residente del centro que voluntariamente solicitó participar interpretando el papel correspondiente.

 

La escenificación comenzó con un incendio en la cuarta planta de la residencia de mayores y con la evacuación de los residentes por parte del personal del centro hasta las zonas no afectadas de la misma planta tras lo que, a continuación, se dio aviso a los servicios de urgencia. El equipo técnico se ha responsabilizado de la intervención, encabezado por la directora del centro de mayores y el jefe de bomberos.

 

Hasta el centro se desplazaron los alumnos del Curso de Experto Universitario en Enfermería de Urgencias, vehículos y personal de bomberos, Cruz Roja, DYA, Policía Foral y Policía Municipal de Pamplona. En el simulacro también han participado veinte militares del Regimiento de Cazadores de Montaña Americana 66, con sede en Aizoain. El personal interviniente fue el encargado de rescatar, valorar y atender a los heridos de diferente gravedad, así como de su posterior traslado a centros sanitarios.

 

Esta intervención simulada se realizó como práctica final de la XXIII edición del Curso de Experto Universitario en Enfermería de Urgencias que se imparte en el Colegio navarro desde noviembre de 2017 por parte de la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud, centro del Consejo General de Enfermería adscrito a la Universidad a Distancia de Madrid.

 

Además de comprobar los conocimientos adquiridos por parte de los alumnos de posgrado, el simulacro ha servido a la residencia Amavir Argaray para poner a prueba sus sistemas de evacuación e intervención en situaciones de emergencia.