Mi abuelo es un youtuber

El malagueño Juan José Cañas ha causado sensación: tiene 80 años y ha conseguido más de 16.000 subscriptores en su cuenta de Youtube Atrapatuabuelo, desde finales de 2016. Asegura que se animó, con el empujón de los nietos, porque «estaba aburrido como una ostra»; pero lo que empezó como un juego familiar se ha convertido en un fenómeno. Juan José habla de todo tipo de temas: amistades, consejos, viajes, experiencias…

Cañas es la versión española de un fenómeno que también se da en otros países. Con 79 años, la británica Shirley Curry se hizo famosa porque empezó a comentar en Youtube su experiencia como jugadora del videojuego Skyrim. Enseguida creó su canal Grandma Shirley, con más de 120.000 seguidores. ¿La motivación? Crear un espacio de intercambio de experiencias para jugadores de videojuegos de su edad porque no se sentía representada en los foros de gente joven.

Otro caso es el del británico Peter Oackley, que en 2006 creó el canal Geriatric1927. ¿Por qué? Según explicó en varias entrevistas, quería probar qué era eso que hacían los jóvenes. Oackley colgaba pequeños tutoriales, reflexiones o vivencias de la II Guerra Mundial. Durante un tiempo fue el canal con más visitas de la plataforma.

 

¿Redes sociales, dimensión desconocida para la gente mayor?

Al margen de estos casos que superan la fotografía general del uso que la gente mayor hace de las redes sociales, varias líneas de investigación de la UOC, universidad española fundada en 1994 y pionera mundial en la enseñanza en línea, concluyen que la gente mayor no es ajena a las redes sociales. «La realidad está muy lejos de los estereotipos», sentencia Mireia Fernández-Ardèvol, investigadora del grupo de investigación Communication Networks and Social Change (CN&SC) del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC.

Fernández-Ardèvol, que centra parte de su investigación en la relación de la gente mayor con las tecnologías digitales, destaca que en los últimos seis años, el número de usuarios de internet del grupo de edad 55-74 años ha aumentado de forma exponencial. «Es cierto que las personas mayores todavía se conectan menos que otros segmentos de edad, pero ?según los datos del Eurostat? en seis años el crecimiento del uso de internet en este colectivo ha sido del 96 %», dice la investigadora, que también explica que los usos no son únicamente prácticos y que la gente mayor lleva a cabo un uso diverso de la red.

 

Llegan a las redes para quedarse

En esta misma línea apunta la investigación publicada en 2015 sobre internet y los nuevos medios de comunicación, liderada por Mireia Montaña, Elisenda Estanyol y Ferran Lalueza, profesores de la UOC. A raíz de un trabajo de campo realizado en 2013, destacan que pese a que son el grupo de población que más lentamente se incorpora a internet, lo usan considerablemente.

Entonces aquel vaticinio parecía muy osado porque contradecía lo que afirmaban otros estudios e investigaciones. Ahora, sin embargo, se acaba hacer público el informe de referencia Sociedad de la información en España 2016 (SIE16, de Fundación Telefónica), que ratifica plenamente lo que hace unos años ya avanzaron Montaña, Estanyol y Lalueza. Según el SIE16, «durante 2016 se advierte que los internautas de este segmento de edad [mayores de 65 años] empiezan a hacer un uso intensivo de internet». En gran medida, y siempre según el SIE16, el uso creciente de tabletas sería un factor determinante para explicar esta tendencia: «Se puede afirmar que el uso de la tablet está cerrando el último reducto de la brecha digital, el de los mayores de 65 años».

 

Las redes, vía de socialización

Fernández-Ardèvol alerta de que, como sociedad, nos acercamos a la gente mayor de forma paternalista y lo hacemos también cuando hablamos de su relación con las nuevas tecnologías. «La gente mayor usa las redes sociales en línea para ser ciudadano o ciudadana. Es una manera más de sentirse integrado, expresar la identidad y, en definitiva, ser como el resto», afirma, «saben que estas redes son importantes».

Según Ferran Lalueza, profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC: «La generalización del uso de internet se inició hace dos décadas, de forma que muchas de las personas que actualmente consideramos séniores (a partir de 61 años) han tenido tiempo de incorporar este uso de internet a sus rutinas profesionales antes de llegar a la edad de jubilación. En cambio, el fenómeno de las redes sociales es bastante más reciente (la red social más consolidada, Facebook, solo tiene trece años de existencia) y, por lo tanto, a la mayor parte de los séniores su eclosión ya les ha cogido mayores. Esto puede explicar que no se hayan ‘enganchado’ a las redes», aunque cada vez hay más usuarios séniores.

«El número de usuarios de una red, a partir de la consecución de una masa crítica suficiente, crece exponencialmente por lo que podríamos denominar ‘efecto contagio‘: yo la utilizo porque allí encuentro a las personas con quienes me interesa estar en contacto. Si en un momento dado la presencia en una red social de un determinado colectivo (como por ejemplo los séniores) no logra esa masa crítica, el efecto contagio no se produce. Es el mismo fenómeno que explica por qué Snapchat es muy popular entre adolescentes y jóvenes y, en cambio, crece muy lentamente en usuarios más adultos», matiza Lalueza, que también es investigador del grupo de investigación GAME de la UOC, centrado en los aprendizajes, los medios y el entretenimiento.

De hecho, una de las vías de entrada de usuarios en edad avanzada es la familia y los amigos cercanos. Fernández-Ardèvol pone como ejemplo aplicaciones como Whatsapp, Skype o Facebook, que permiten tener contacto en vivo con familiares que viven en el extranjero y que se han convertido en un importante punto de entrada a internet.

En cuanto al caso concreto de Youtube, estudios norteamericanos confirman que este canal de vídeo tiene un público muy transversal, pero sorprende que tres de cada cuatro internautas de más de 65 años se conectaron a Youtube el pasado mes de febrero. Representan un total de 19,4 millones de usuarios que, básicamente, se interesan por consejos sobre todo tipo de cosas: desde videojuegos a trucos de belleza o manualidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies