La Fundación Edad&Vida, en el marco de la celebración este miércoles en Barcelona de sus Mesas de Diálogo sobre ‘Soledad y personas mayores’, reclamó mayor compromiso por parte de la Administración, las entidades sociales, los profesionales y la sociedad en su conjunto para desarrollar “programas y proyectos para prevenir, detectar y abordar las situaciones de soledad no deseada en personas mayores”.

El encuentro, que contó con el apoyo de DKV y de la Obra Social “la Caixa”, y con la colaboración de la Diputació de Barcelona y Amics de la Gent Gran, fue inaugurado por el director general de la Fundación Edad&Vida, Albert Vergés; el director general de Seguros Generales y Vida de DKV Seguros y Ergo Seguros, Juanjo Mulero; la directora del Departamento de Personas Mayores del Área Social de la Fundación Bancaria “la Caixa”, Cristina Segura; y el gerente de los Servicios de Bienestar Social de la Diputación de Barcelona, Josep Muñoz.

La jornada profundizó en un fenómeno de gran complejidad y que oculta numerosas dimensiones de la mano de expertos en la materia (psicólogos, trabajadores sociales, responsables políticos, etc.) que trataron aspectos como la percepción social de la soledad, sus efectos sobre la salud y las posibles formas de abordar la soledad tanto a nivel domiciliario como en centros residenciales.

Durante su intervención, Albert Vergés insistió en que la soledad de las personas mayores es un tema que requiere la máxima atención en un contexto de envejecimiento poblacional y de incremento del número de hogares en los que sólo vive una persona.

Según datos del INE, en uno de cada cuatro hogares vive una persona sola y, en un 42% de los casos, se trata de una persona mayor de 65 años, en su mayoría mujeres. “Así, prácticamente dos millones de personas mayores viven solas en España, casi 300.000 en Cataluña”, dijo Vergés.