El “Informe sobre el Estado de la Salud en la Unión Europea 2017” sitúa a España como uno de los países con menos actividad física en población adulta, de hecho uno de cada cuatro adultos no realiza nunca o casi nunca algún tipo de actividad física o deportiva[1]. Sin embargo, en los últimos años ha tenido lugar un boom de algunas disciplinas, entre las que destaca el yoga, en parte gracias a la concienciación social sobre la necesidad de practicar deporte con regularidad.

 

El único estudio[2] que cuantifica el número de personas que practican yoga en España habla de un 12%. La mayoría de ellas admite haberse iniciado en los últimos cuatro años. “La reeducación postural y la necesidad cada vez mayor de tener un estilo de vida saludable y libre de estrés” son las principales razones que comentan los pacientes en la consulta de Javier García García, entrenador personal de Blua de Sanitas.

 

A través de la meditación, la concentración y posturas específicas, el yoga es un método que fortalece tanto el cuerpo como la mente. Está aconsejado para todo tipo de individuos, independientemente de la edad, el sexo o la historia médica. Y a su práctica se asocian, por ejemplo, la disminución del estrés, el incremento de la capacidad de concentración, la tonificación de la masa muscular y el aumento de la resistencia física, entre otros beneficios.

 

 

Consejos para iniciarse en el yoga

Al ser una disciplina milenaria, en la actualidad existen más de 20 tipos de yoga, algunos más físicos y otros más espirituales, que pasan por variantes aeróbicas e incluso acuáticas.

 

El primer paso, según los expertos, es dar con la técnica con la que cada uno se sienta más cómodo. “Todos podemos practicar yoga, pero no todos podemos hacer todas las modalidades ni todos los ejercicios. Cada persona tiene sus características y posibles lesiones o patologías, por lo que siempre es aconsejable consultar con un profesional del deporte cuál es el tipo que más le conviene. Además, el profesor de yoga tiene que conocer bien cada caso y adaptar los ejercicios. Por ejemplo, las embarazadas no pueden hacer bikram yoga, es decir, el yoga con calor (40-42ºC) por el riesgo que conlleva para el feto”, comenta Javier García.

 

Se aconseja probar varias técnicas y conocer a diferentes profesores hasta encontrar la combinación que transmite mejores vibraciones. Una vez identificadas, se trata de ser constante como en cualquier otro ejercicio físico, “lo ideal es practicarlo 12 horas al mes. En alrededor de 6 y 8 sesiones se pueden ver y sentir algunos beneficios, como el incremento en la capacidad de concentración o la flexibilidad”, comenta el entrenador de Blua de Sanitas.

 

Sin embargo, para disfrutar verdaderamente de esta práctica y no desistir en los primeros intentos, el equipo de entrenadores de Sanitas incide en cinco consejos:

 

1.    Buscar un profesor cualificado y seguir todas sus indicaciones

2.    No compararse con otros, cada uno tiene sus límites

3.    La actividad tiene que ser sin dolor, consultar cualquier duda al profesor

4.    Relajarse, es un momento para uno mismo

5.    Sobre todo, disfrutar

 

El yoga como vehículo para encontrar la paz

Numerosos estudios médicos y científicos han corroborado la fuerte conexión cuerpo-mente que se establece con el yoga. Practicar yoga de forma regular produce mayor cantidad de serotonina, una de las hormonas de la felicidad, que genera sensaciones de bienestar, satisfacción y relajación. Además, según las investigaciones de la Universidad de Boston, durante una sesión de yoga también se incrementan los niveles de GABA, un neurotransmisor que calma la actividad cerebral, aumenta la capacidad de concentración y reduce el estrés porque también disminuyen los niveles de producción de cortisol.

Es un hecho que cada vez hay más personas que se animan a practicar e, incluso, a formarse. Uno de los posibles factores de este boom puede tener relación con el aumento del estrés que sufre la sociedad. “Muchos de los practicantes llegan por ansiedad o por dolores de espalda y encuentran en esta disciplina el bálsamo que necesitan”, apunta Rocío Asperilla, psicóloga de Blua de Sanitas.

Para celebrar el día internacional del yoga, Sanitas va a celebrar clases de esta disciplina para sus empleados en algunos de sus centros. Además, dentro de su programa Sanitas Smile, de promoción de hábitos de vida saludable entre la plantilla, la compañía ofrece esta clase magistral para divulgar los beneficios del yoga entre su plantilla de forma habitual, dentro de su catálogo de actividad física.

 

 

[1] Centro de Investigaciones Sociológicas(CIS) en su Barómetro de febrero 2018

[1] Informe realizado por el Instituto Sondea para la web Aomm (2016)