El Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, ha presentado en el Congreso Europeo Anual de Reumatología (EULAR 2018) los resultados de un nuevo estudio que viene a reforzar la hipótesis que relaciona la enfermedad periodontal y la artritis reumatoide. Esta es la primera investigación científica que confirma que la prevalencia de la enfermedad periodontal se incrementa en pacientes con artritis reumatoide y puede ser un iniciador clave de la autoinmunidad sistemática relacionada con esta patología.

La relación entre ambas enfermedades inflamatorias crónicas ha sido caso de estudio desde hace años. De hecho, en el siglo XIX ya se empleaban técnicas
de extracción dental para aliviar los síntomas de los pacientes con reuma, aunque fue una práctica que dejó de realizarse en 1930 al no existir por entonces evidencia científica de esta relación. Desde entonces, han sido numerosas las investigaciones que han ahondado en esta asociación.

“En la boca habitan millones de bacterias, una de estas es la única que puede generar proteínas citrulinadas, que son, según la reciente investigación, las que desencadenan la artritis reumatoide”, comenta Julia Paniagua, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental. Según la Universidad de Leeds, la
artritis se caracteriza por una respuesta de anticuerpos a estas proteínas citrulinadas expresadas por la bacteria oral Porphyromonas gingivalis. De este modo, la relación entre ambas enfermedades estaría probada.

El estudio demuestra además que los anticuerpos asociados a la artritis, como las anti-proteínas citrulinadas, están presentes en el organismo mucho antes de evidenciar la enfermedad articular. Esto significa que la artrosis reumatoide se origina en algún lugar fuera de las articulaciones. Sin embargo, serán necesarios nuevos planteamientos y estudios científicos que puedan identificar el origen de esta enfermedad que padecen en España 200.000 personas[1], siete de cada
diez de estos enfermos son mujeres.

No es el caso de la enfermedad periodontal, que tiene mayor prevalencia en hombres[2], de más de 45 años y con una historia clínica relacionada con el tabaquismo. La enfermedad periodontal se produce por los efectos a largo plazo de los depósitos de placa que acaban irritando las encías. Estas bacterias
reducen la inserción colágena y provoca la pérdida de estructura ósea, que deja las piezas dentales sin soporte. “En sus primeras fases, se puede tratar con
una limpieza dental y de las encías, así como con antibióticos, pero una fase avanzada puede conllevar cirugía oral y mucogingival”, informa la odontóloga de Sanitas Dental. “La periodontitis crónica tiene una prevalencia del 58,3% en nuestro país, y además de ser una enfermedad dental grave que puede causar la pérdida de piezas dentales, también se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares”, concluye Julia Paniagua.

[1] Sociedad Española de Reumatología. Artritis Reumatoide.
[2] Situación periodontal de la población trabajadora en España: estudio epidemiológico. Tesis doctoral de Miguel Carasol Campillo, Universidad Complutense de Madrid.