Con el objetivo de compartir las últimas novedades sobre las hepatitis virales y conocer cuál es su situación actual en España, el Grupo de Estudio de las Hepatitis Víricas (GEHEP) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) celebra la IV edición de su Congreso Nacional, una de las reuniones científicas de referencia y uno de los principales foros de debate sobre estas patologías. El encuentro, que reúne a más de 200 profesionales de la salud y que contará con grandes expertos internacionales, tendrá lugar este 27, 28 y 29 de septiembre en Córdoba.

Según ha explicado Antonio Rivero Juárez, investigador del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y presidente del Comité Organizador, el congreso se abordará desde unpunto de vista multidisciplinar y contará con la asistencia de personal médico, de enfermería, microbiología, farmacia, personal de atención a usuarios de drogas y personal de investigación. En cuanto al programa científico, el congreso se centrará en  las hepatitis virales, tanto la hepatitis C como la E, así como en algunas de las hepatopatías emergentes, como la esteatosis hepática y la hepatoxicidad inducida por fármacos. “En el congreso se abordarán temas epidemiológicos, diagnósticos, clínicos, preventivos y terapéuticos de las principales hepatitis virales de nuestro medio y se presentarán más de 100 comunicaciones originales”, ha añadido Rivero.

El reto de eliminar la hepatitis C

Dentro de los retos y desafíos de las hepatitis virales destaca la eliminación de la hepatitis C. En este sentido, el doctor Luis Enrique Morano, coordinador de la Unidad de Patología Infecciosa del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo y presidente del Grupo de Estudio de las Hepatitis Víricas (GEHEP), ha destacado la necesidad de sacar a la luz los casos ocultos de la enfermedad. “El paso decisivo ahora mismo es conseguir diagnosticar a aquellas personas que desconocen su infección o que, conociéndola, no han sido tratadas por falta de acceso al sistema sanitario, el desconocimiento de la gravedad de esta infección o por el temor a los efectos adversos de los tratamientos utilizados hace años para esta infección”, ha añadido.

En el congreso se abordará la necesidad de instaurar estrategias de micro-eliminación en los diversos colectivos riesgo (personas usuarias de drogas, hombres que mantienen sexo con hombres, etc.) en los que la prevalencia de la infección es muy elevada. Según los datos aportados por el doctor, en los usuarios de drogas se llega hasta el 80% de prevalencia de la infección en las personas con adicción activa y son los responsables de un porcentaje muy elevado de nuevos casos de infección (en España alrededor del 90% de las infecciones se producen por esta vía). “Por ello, estas estrategias tienen especial relevancia para alcanzar el objetivo de eliminación ya que, a través de la educación e implementación de programas de reducción de riesgos (intercambio de jeringuillas, terapias sustitutivas de opiáceos o reparto de preservativos), se pretende evitar la aparición de nuevas infecciones”, ha explicado el doctor Morano.

Asimismo, se profundizará en el abordaje del diagnóstico en un solo paso, el cual permite simplificar el proceso de diagnóstico y el proceso asistencial para iniciar el tratamiento con los nuevos antivirales de acción directa. “Antes el proceso de diagnóstico era largo y tedioso y generaba que muchos pacientes abandonasen el seguimiento antes de conseguir la consulta con el especialista. Con el diagnóstico en un solo paso, con una sola extracción y dos consultas se puede pautar el tratamiento C, con el consiguiente ahorro en la utilización de recursos sanitarios para el Sistema Sanitario”, ha añadido.

Actualmente, según los datos aportados por el doctor Morano, España es uno de los países a nivel europeo y mundial con una tasa de tratamiento más elevada gracias a la puesta en marcha del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C. “Los últimos datos del Ministerio de Sanidad confirman que más de 113 000 pacientes han sido tratados con una tasa de curación del 95,5%. Sin embargo, se estima que aún más de 93 000 personas tendrían una infección activa por el VHC”, ha explicado el doctor Morano.