Un año más, el aumento de las temperaturas durante el pasado verano coincidió con un incremento de las urgencias hospitalarias. Esta es una de las conclusiones de la evaluación del Plan de Vigilancia de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud en Aragón de la temporada 2018, que se desarrolló desde el 1 de junio hasta el pasado 15 de septiembre, y que ha realizado la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón.

Como en temporadas anteriores se han observado periodos de elevación de las temperaturas en las tres capitales de provincia por encima de lo esperado, concretamente en las semanas correspondientes a finales de julio y primeros de agosto. Las temperaturas máximas superaron en esas fechas los valores esperados en las tres provincias, al igual que las mínimas en Huesca y Zaragoza, indicativo de una ola de calor en estas dos capitales de provincia.

Así, se observó un aumento de más de 1 grado tanto en las temperaturas máximas como mínimas de casi toda temporada en Zaragoza, a excepción de la temperatura mínima en agosto y junio. En Teruel, durante la primera quincena del mes de septiembre, la temperatura mínima superó 2 grados la temperatura media de los 15 años anteriores.

Aumento de las asistencias

Este aumento de temperaturas ha coincidido con un aumento significativo de las urgencias hospitalarias, sobre todo de Zaragoza, y en las extrahospitalarias, notificadas por el 061 en todo Aragón. En Huesca, se superó el umbral de casos esperados en los servicios de Urgencias en 7 de las 15 semanas de vigilancia; en Teruel, solo en 2 semanas; y en Zaragoza capital, en 4 semanas.

Se han notificado un total de 94 atenciones en los servicios de Urgencias (109 en el 2017 y 88 en el 2016) como consecuencia de patologías relacionadas con las altas temperaturas. De estos, 7 precisaron ingreso y se notificó una defunción.

Esto mismo ocurre con la mortalidad, tanto la general para todas las edades como la especifica de mayores de 64 años. En Zaragoza se han superado los valores esperados en la semana 32 y se ha estado la mayor parte del verano por encima de la mortalidad media esperada.

El informe completo está disponible aquí.