Como cada año, el segundo jueves de octubre se celebra el Día mundial de la visión con el que se pretende sensibilizar a la población de todo el mundo sobre la ceguera y la discapacidad visual. Se calcula que  unos 180 millones de personas en todo el planeta sufren una discapacidad visual y, de estas, unas 45 millones de personas son ciegas.

El pasado 1 de octubre, la Unión Europea ponía fin a un largo proceso de negociaciones ratificando el Tratado de Marrakech, un acuerdo cuyo objetivo es garantizar el acceso a textos adaptados a las personas ciegas o con discapacidad visual. Con este tratado se permite la adaptación y el intercambio transfronterizo de libros protegidos por derechos de autor para y entre personas con problemas de visión. Un gran avance que celebrar el próximo 11 de octubre.

El Tratado de Marrakech se inició en 2013 con el amparo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y entró en vigor tres años más tarde, en septiembre de 2016. Ahora, junto a los casi recién incluidos 28 estados miembros de la Unión Europea, ya son 43 los países que han firmado el acuerdo.  En la UE se pondrá en vigor a partir del 1 de enero de 2019 y beneficiará a los 30 millones de ciegos europeos.

Actualmente, solo un 5% de los libros publicados en países desarrollados se editan en formatos accesibles –en los países en vías de desarrollo no llega al 1%– por lo que este tratado internacional supone “un paso muy importante para acabar con el hambre de libros para los millones de personas en el mundo que son ciegas, tienen discapacidad visual o tienen una discapacidad para leer” según dice el presidente de la Unión Europea de Ciegos (EBU), Wolfgang Angermann.

Más de un 80% de las personas con discapacidad visual asegura que leer es muy importante en sus vidas, tal y como refleja un estudio de 2012 del Real Instituto Nacional para Personas Ciegas (RNIB, por sus siglas en inglés), de Reino Unido. Lo que deja en evidencia la importancia de la ratificación del Tratado de Marrakech.

Con la misma idea de facilitar el acceso a la información y a la cultura a las personas con problemas de visión y darles autonomía, surge OrCam MyEye®, un dispositivo de lectura y reconocimiento visual con el que los ciegos o débiles visuales pueden descifrar textos de una manera más sencilla y rápida. OrCam MyEye® es capaz de leer escritos tanto impresos como digitales, reconocer rostros y colores e informar sobre productos en el supermercado y carteles y señales en las calles. La información visual se envía por audio gracias a un pequeño altavoz conectado a una cámara incorporada en unas gafas que funciona a través de inteligencia artificial.  Para la paratriatleta olímpica española Susana Rodríguez, una de las funciones más interesantes del dispositivo es la de lectura: «leer se ha convertido en una tarea mucho más sencilla y rápida en cualquier lugar y sin necesidad de transportar diferentes aparatos para poder hacerlo». 

Lleva tan solo un año a la venta –desde septiembre de 2017– y en España ya hay más de 300 personas que lo utilizan. En el mundo, ya superan las 10.000.

Para más información, visite la página web oficial.