El colectivo de personas mayores de 65 años ha crecido en 833.000 personas desde 2010, pasando de 7,9 millones a los 8,7 millones en diciembre de 2017. Esto supone un aumento del orden del 11% de este segmento de población. No obstante, el total de habitantes de España ha menguado en el mismo periodo de tiempo y de los 47 millones de personas del inicio de la década, el último registro sitúa la población española en 46,5 millones. Son datos extraídos de los indicadores sociodemográficos Habits Big Data, de la consultora AIS Group, especialista en el desarrollo de sistemas inteligentes de marketing orientados a la generación de valor a partir de los numerosos datos que se generan diariamente.

Este cambio en la composición de la sociedad, comenta Agustí Amorós, director de desarrollo de negocio de AIS Group, ha provocado que la población mayor de 65 años haya pasado a representar casi el 19% del total de los habitantes de España, mientras que en 2010 era el 17%.

Entendiendo densidad como el porcentaje de población de este segmento en relación al total de habitantes de una zona determinada, las comunidades donde mayor es la densidad de población de más de 65 años es Asturias, donde este colectivo representa casi el 25%. Le sigue Castilla y León (24,7%), Galicia (24,6%) y País Vasco (21,7%).

Por el contrario, las densidades más bajas se encuentran en las ciudades de Ceuta y Melilla, donde rondan el 10%; además de en Murcia, Canarias y Baleares, donde el 15% de la población es mayor de 65 años.

Sea más alta o más baja en las distintas partes del territorio, lo cierto es que el colectivo de población más mayor se ha incrementado desde 2010 en todas las comunidades autónomas, pero es en Asturias donde su densidad ha crecido más, sumando 2,8 puntos porcentuales en estos años. Le sigue Madrid, donde la presencia de mayores de 65 años ha pasado del 14,7% al 17,3% (2,6 puntos porcentuales) en lo que va de década.

En cambio, Ceuta y Melilla apenas han registrado cambios en lo que se refiere a la densidad de este segmento de población.

Distribución por sexos

El hecho de que la esperanza de vida es superior entre las mujeres contribuye a explicar el hecho de que el colectivo de hombres mayores de 65 sea menos numeroso que el de las féminas. En 2017 se registraban 3,7 millones de varones, frente a casi 5 millones de mujeres.

A nivel de densidad, si contemplamos el total de hombres en España (22,8 millones), el 16,5% pertenecen a la tercera edad. En cuanto a las mujeres, de 23,7 millones que habitan en el país, el 21% están por encima de los 65 años.

Esta relación se mantiene en todas las comunidades autónomas de España. La región donde mayor es la diferencia entre la densidad de mujeres y hombres del colectivo en cuestión es nuevamente Asturias, donde la presencia de ellas está 6 puntos porcentuales por encima de ellos (27,8% mujeres vs 21,5% hombres).

La comunidad donde sobre el conjunto de los hombres los mayores representan un mayor porcentaje es Castilla y León, donde son algo más del 22%. En Galicia y Asturias son el 21% de los hombres los que están por encima de los 65 años. En País Vasco, Aragón, Cantabria y La Rioja rondan el 18%, mientras que los porcentajes más bajos corresponden a Ceuta y Melilla (por debajo del 10%) y Murcia, Baleares y Canarias (13%).

Respecto a las mujeres, el 27,8% de las asturianas ya ha cumplido los 65. También en Galicia y País Vasco más de un cuarto de las mujeres pertenecen al colectivo de la tercera edad.

Nuevamente las comunidades donde menor es el porcentajes de mujeres mayores respecto al total de mujeres es en Ceuta y Melilla (cerca del 12%), Canarias, Baleares y Murcia (donde ronda el 17%).

¿Qué son los indicadores Habits?

Habits Big Data presenta una segmentación de las familias españolas en tipologías a partir de sus rasgos sociodemográficos y económicos. Permite conocer la presencia y perfil de gasto de cada tipología de hogar en cada microzona. Es decir, no sólo define los tipos de familia, sino que las sitúa geográficamente, de modo que puede saberse la densidad de cada tipología que hay en cada zona.

Además de toda la información relativa a los perfiles de consumo, los ingresos y las tipologías de las familias, Habits dispone de otra información demográfica como la tasa de paro total y por tramo de edad en cada área. También indicadores económicos, información catastral y datos relacionados con la vivienda (como el precio medio del m2 en la zona y el precio de venta y/o alquiler de todos los inmuebles), información relativa al parque móvil e incluso detalles sobre la climatología de cada zona. Otros indicadores facilitados son los de Riesgo de Pobreza e Índice de Capacidad Económica.

El objetivo principal de Habits es dotar a las compañías de un profundo conocimiento del cliente (real y potencial), para que puedan tomar las decisiones más acertadas para el negocio y emprender así acciones de marketing, de distribución y de expansión más efectivas y rentables.

También el sector público es beneficiario de los indicadores Habits, pues el conocimiento que aportan sobre las familias es una fuente muy interesante para mejorar el servicio de las administraciones a los ciudadanos a través de actuaciones municipales más eficaces.