Más de 70.000 personas en España viven con una ostomía, una intervención quirúrgica practicada a pacientes con algunos tipos de cáncer, enfermedades inflamatorias o que han sufrido un accidente, para conectarles a una bolsa que recoge su orina o sus heces. La calidad de vida de estos pacientes depende, en gran medida, de su acceso a cuidados médicos y enfermeros especializados. El enfermero estomaterapeuta, especializado en cuidar los estomas, aberturas quirúrgicas que conectan con estos dispositivos, es el profesional de referencia para los pacientes ostomizados. Sin embargo, hasta el 35% de los pacientes ostomizados de hospitales públicos en España no tienen acceso a estas consultas de enfermería, de acuerdo con el Libro Blanco de la Ostomía, la primera radiografía de esta situación clínica en nuestro país, elaborada con las aportaciones de 500 profesionales y pacientes en colaboración con Coloplast.

 

Para mejorar esta situación, son necesarios más recursos e implicación de las Comunidades Autónomas. Pero también es preciso aumentar la formación. De acuerdo con las conclusiones del Libro Blanco de la Ostomía, “la no existencia de la especialidad de enfermería en estomaterapia hace necesario contar con otras vías de formación”. Por ello, la Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid, en colaboración con Coloplast, celebra, el pasado día 25, la III Edición del Curso de Experto en Cuidados Avanzados en Coloproctología, una formación específica para profesionales enfermeros que, junto con el Corso de Experto en cuidado integral del paciente ostomizado, da acceso al único título de Máster universitario en Coloproctología y Estomaterapia que se desarrolla en España. Un total de 25 alumnos, todos ellos enfermeros que ya trabajan con pacientes ostomizados, comienzan hoy esta formación de postgrado.