El apoyo tecnológico para desvelar el tipo de infección que afecta a un paciente es fundamental. Por ello, cada vez son más relevantes las aportaciones que tratan de identificar rápidamente y con exactitud el microrganismo responsable de una infección. Así lo han afirmado los expertos en Microbiología presentes en la Reunión Anual de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS), que han analizado la existencia de plataformas diagnosticas en el caso de la infección respiratoria o la conveniencia de la detección de resistencias a los antimicrobianos.

Durante esta Reunión, se han abordado diferentes casos de resistencia a infecciones y se han dado a conocer entre los profesionales sanitarios las técnicas más adecuadas para hacerles frente. Tal y como ha asegurado el presidente de la AMYS, el doctor Ramón Cisterna, “la tecnología permite disponer de elementos que nos informan sobre la identidad de un determinado agente causal a través de diagnósticos sindrómicos, reduciendo la morbilidad y mortalidad asociada a la infección”.

Actualmente, hay focos de infección distribuidos globalmente, correspondientes a enfermedades que no han podido ser controladas en esos medios, como la Peste en Madagascar o el Cólera presente en varios países de los continentes africano, asiático o americano. Sin embargo, son las infecciones por virus las que más preocupan a los microbiólogos por su posibilidad de extenderse a otras latitudes diferentes a las habituales, como por ejemplo los tres casos autóctonos de Dengue registrados en España.

En ese sentido, el presidente de la AMYS destaca que “se debe tener muy presente la amenaza constante de la gripe, que por sus características y por su capacidad puede generar de forma impredecible situaciones de alarma sanitaria, especialmente en lo que concierne a los virus gripales responsables de la gripe aviar extendida a los humanos”. En la misma línea se ha mostrado el miembro de la junta directiva de la AMYS y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Ángel Gil de Miguel, quién ha defendido “la importancia de diagnosticar la gripe a tiempo, ya que si la enfermedad está avanzada los antibióticos pierden efectividad”. También advierte de la gravedad de la gripe, dado que su comportamiento puede variar a causa de una mutación del virus, se pueden originar pandemias como la del 2009.

Durante la jornada también se ha analizado la resistencia del Helicobacter pylori, una bacteria que, aunque se ha incorporado recientemente a la infección en humanos, es de las más frecuentes por su mecanismo de trasmisión oral. Su importancia radica en que puede provocar multitud de manifestaciones gastrointestinales, entre ellas úlceras, cánceres gástricos y linfomas MALT (Mucosa associated lymphoid tissue).

Según ha señalado el doctor Cisterna, “estas infecciones se pueden tratar asociando a un inhibidor de bomba de protones (IBP) uno o varios antibióticos. El problema del tratamiento que busca la erradicación de la bacteria es la constante resistencia a algunos de los antimicrobianos utilizados sistemáticamente para ello”.

La detección precoz para combatir las infecciones

“Muchas de estas enfermedades, si no se tratan adecuadamente y se tarda en el diagnóstico se pueden complicar, desencadenando infecciones bacterianas secundarias o exacerbando enfermedades crónicas” ha apuntado el doctor Gil de Miguel. Por este motivo, estrategias nuevas como el estudio comparativo entre dos plataformas moleculares para la detección de virus respiratorios, presentado en la Reunión Anual de la AMYS, acercan el diagnostico al ámbito de la Atención Primaria.

La infección no deja de ser uno de los elementos que provoca más enfermedades en el ser humano. Por este motivo, la medicina asistencial se está orientando a mantener con rigor y precisión la naturaleza de la enfermedad. Los expertos concluyeron que debido a la abundancia de microorganismos que aparecen con síntomas similares, se hace necesario un diagnóstico diferencial entre ellos, que redundará en una asistencia sanitaria personalizada y mejorada.

Pie de foto 1 (de izq. a dcha.): Miren Basaras Ibarzabal (Secretaria Junta Directiva de AMYS), el Dr. Ramón Cisterna (Presidente de la AMYS) y el Dr. Ángel Gil de Miguel (miembro de la junta directiva de la AMYS y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos).

Pie de foto 2 (de izq. a dcha.): Dr. Ángel Gil de Miguel (miembro de la junta directiva de la AMYS y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos) y el Dr. Ramón Cisterna (Presidente de la AMYS)

Asociación de Microbiología y Salud

La Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) es una organización sin ánimo de lucro, creada el 11 de mayo de 2004, al amparo del artículo 22 de la Constitución Española, para trabajar al servicio de la comunidad social dentro de un marco profesional legal, según se recoge en la Ley orgánica 1/2002 BOE 26/06/2002.

La Asociación surgió como respuesta a la preocupación de un grupo de microbiólogos ante los problemas a los que se enfrentaba su especialidad. El principal objetivo desde su creación ha sido promover la salud ciudadana y el bienestar de las personas, concretamente en el campo de la infección (diagnóstico etiológico, investigación, formación, prevención, etc.) por medio de los conocimientos del microbiólogo asistencial y de otros profesionales relacionados con AMYS, con competencia, profesionalidad, rigor y ética. Para más información puede consultarse la página web: www.microbiologiaysalud.org