Con el objetivo de visibilizar y dar respuesta a las dificultades de las personas que viven con alzhéimer y las de aquellos que les cuidan, Sanitas Mayores organiza hoy en Madrid el VIII Encuentro Sanitas para familiares de personas con alzhéimer. En esta edición, los especialistas de la compañía se centrarán en aportar información actualizada acerca del diagnóstico de la enfermedad para desterrar los principales mitos que existen en torno a ella, y también en compartir con los familiares buenas prácticas tanto para el cuidado del enfermo como de sí mismos.

En España, el alzhéimer afecta a una de cada cuatro familias, según un informe elaborado por Fundación Sanitas y Confederación Española de Alzheimer (CEAFA), y es la segunda enfermedad que más se teme sufrir, por detrás del cáncer. Sin embargo, existe un profundo desconocimiento sobre ella. Por ello, es fundamental dotar a la sociedad en general y a los cuidadores en particular de información y consejos prácticos sobre el alzhéimer y el cuidado de estos enfermos.

La jornada, que se desarrollará de 17:00h a 19:00h en el Hotel NH Príncipe de Vergara y que está abierta a todos aquellos interesados en la enfermedad, se centrará en primer lugar en la prevención del alzhéimer. En este sentido, la doctora Carmen Terrón, del servicio de Neurología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, trasladará a los asistentes hábitos de vida saludable  para combatir los factores de riesgo de la enfermedad. Y es que, según la Sociedad Española de Neurología (SEN), cada año se detectan cerca de 40.000 nuevos casos de alzhéimer en España, de los cuales se podrían reducir hasta un 40% siguiendo hábitos de vida saludable como la práctica de ejercicio físico regular y no explosivo o seguir una dieta mediterránea al , al incluir antioxidantes, vitamina C y E y omega 3.

A continuación, el programa se centrará en la figura del cuidador, mediante una mesa redonda en la que participarán Elena Gil, terapeuta ocupacional del centro residencial Henares; Juan Luis Vera, psicólogo del centro residencial Carabanchel; y Laura Llaguno, psicóloga del centro residencial Alameda. El alzhéimer no solo afecta al propio paciente, sino que su entorno también sufre la enfermedad, por lo que resulta prioritario ofrecer apoyo a cuidadores y familiares a través de información práctica para que puedan enfrentar el cuidado del enfermo con la mejor calidad posible.

Según el estudio de Sanitas “Barreras físicas y alzhéimer”, ocho de cada diez personas con alzhéimer vive en domicilios privados, especialmente en las fases iniciales de esta enfermedad. Además, dicho estudio pone de relieve que menos del 20% de estos hogares están completamente adaptados. Cuatro de cada diez está preparado tan solo en parte para el día a día, mientras que al 23% de los cuidadores les gustaría adecuar su hogar pero no dispone de recursos económicos suficientes.

Por último, los doctores Cristina Fernández, jefa del servicio de Neurología y neuróloga de la Unidad de deterioro cognitivo del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, y Ventura Anciones, jefe del servicio de Neurología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, intervendrán para despejar dudas y desterrar mitos sobre el alzhéimer, respondiendo a todas las preguntas recibidas al respecto a través de la plataforma digital Cuidarbien.es, y a las que realice el público asistente en la sala.

 ¿Cuál es el perfil del cuidador en España? 

Según los datos de un estudio de CEAFA y Fundación Sanitas, el perfil del cuidador en España es el de una mujer que atiende a alguno de sus progenitores afectado por alzhéimer. Residente en zona urbana, combina su condición de cuidador de una persona dependiente con la atención a su familia.

Entre los sentimientos que genera el rol de cuidador es el miedo a la enfermedad (67%) el más arraigado, seguido por el convencimiento de que el cuidado de una persona con alzhéimer le hace dependiente (43%) y le aísla del resto del mundo cercano (25%). Sin embargo, las motivaciones del cuidador están vinculadas con relaciones poderosas, como el cariño hacia la persona dependiente (87%), los lazos familiares (55%) y el convencimiento de la gratitud de la persona cuidada (42%).

En cuanto a la edad, casi una cuarta parte de los cuidadores familiares tiene más de 70 años y son jubilados que cuidan de su pareja. Debido a la avanzada edad media del cuidador, el informe resalta que aumentan las posibilidades de que el cuidado ofrecido al familiar no sea el más indicado.