Recorrer las calles bajo un manto de luces de colores es una sensación que solo se puede vivir una vez al año. Por eso miles de personas se mueven a otras ciudades con el principal objetivo de ver el alumbrado navideño; un hecho que está repercutiendo en el aumento significativo del número de reservas hoteleras. Pero esto no es algo exclusivo de las grandes ciudades. En esta lista se han “colado” destinos más pequeños que, gracias a su ingenio y creatividad, han sabido consolidarse como uno de los líderes de la “guerra de las luces” que todos los años vivimos en España. La agencia de viajes online Rumbo.es ha seleccionado cinco destinos que en los últimos años han marcado tendencia y se han convertido en un referente en decoración navideña de sus calles y espacios públicos.

 

100 kilómetros de luces para Barcelona. La Ciudad Condal se viste de gala con 100 kilómetros de luces para vivir unas fiestas realmente emocionantes. La Navidad en Barcelona es casi una cita obligatoria. Por eso no es de extrañar que, para estas semanas, las reservas experimenten un alza de 34,4%, en comparación con meses previos, lo cual supone además un incremento anual de 10% anual de las reservas tan sólo en la época de Navidad.  Es que Barcelona tiene un “no sé qué” que la hace magistral. Además, cada año hay novedades que hacen que la gente vaya (o regrese) solo para disfrutarlas. En 2018, la estrella de la Navidad es el Senyor Hiver, un títere de cuatro metros cuadrados, y su “Gran libro de cosas pequeñas”, donde cuenta su historia. La fiesta sigue en la Plaza Catalunya que para estas fiestas se transformará en la Ciutat dels Somriures y abrirá sus espacios a espectáculos navideños para toda la familia. Barcelona, una ciudad de historia, cultura, paisajes extraordinarios, alegría y mucha, pero mucha fiesta navideña.

 

El alumbrado señorial de Madrid. Visitar Madrid en Navidad es ya un clásico. Cada diciembre, miles de personas abarrotan las señoriales calles del centro para ver su decorado, como si de un museo se tratara. Para esta época se ha registrado un aumento del 26,4% en el número de reservas en comparación con los meses previos del año, de acuerdo a Rumbo.es, porque nadie quiere perderse el espectáculo. Esta temporada, siete millones de lámparas LED crearán ese camino de luces en las grandes calles y callejuelas que tanto fascinan a visitantes y residentes. Para destacarse de las demás, la Gran Vía ha decidido destapar su originalidad con un diseño de “cielo estrellado” con un gato que intenta atrapar las estrellas. La buena noticia es que los peatones contarán con más espacio gracias a la ampliación de esta mítica calle. Y, por si fuera poco, en Torrejón de Ardoz, a pocos minutos de la capital madrileña, se encuentra el paseo navideño más grande de Europa: tres millones de luces en dos kilómetros de recorrido. Y este año comparte con Lieja, en Bélgica, el honor de ser la primera Capital Europea de la Navidad. No hay Navidad que Madrid no sorprenda. Por eso, son cada vez más las personas que la visitan una y otra vez… y otra vez.

 

El árbol de Navidad más grande de Europa está en Granada. Son muchas de las cosas que puede presumir Granada como enclave histórico de la humanidad, pero hace dos años sumó otro atractivo más: tiene el árbol de Navidad más grande de Europa. Sí, de Europa. Tiene 55 metros de altura y miles de luces de colores que hacen que se pueda ver desde lejos. Todo un monumento a la alegría de esta época. Es tan grande, que ha sido dotado de una baliza en su cúspide para alertar a los aviones. Se encuentra ubicado en el Nevada Shopping, de Armilla, uno de los mayores complejos comerciales del país. Y, como era de esperarse, esta impresionante estructura se ha sumado a los atractivos turísticos de la ciudad, junto con sus edificaciones ancestrales tan particulares llenas de adornos, sus tapas, sus mercadillos y sus pintorescos belenes. De hecho, para las semanas de Navidad se ha registrado un aumento de 22,4% en las reservas, tendencia que se mantuvo el año pasado, de acuerdo a las cifras que maneja Rumbo.es; lo que indica que Granada es, sin duda, uno de los lugares favoritos para celebrar estas fiestas.

 

Las luces de Vigo conquistan el mundo. ¿Quién iba a pensar hace unos años que esta ciudad, conocida por su importante puerto comercial, las maravillosas Islas Cíes y su gastronomía, iba a ser famosa por su alumbrado navideño? Los vigueses se han propuesto a convertir esta impresionante ciudad de las Rías Baixas en un referente de las luces en diciembre ¡Y lo han logrado! Las reservas a este destino en esta época han subido 20% con respecto a los meses previos, según datos de Rumbo.es. Y no es para menos. El árbol de la Porta do Sol (de 31 metros de altura) o la enorme bola de colores en Farola de Urzáiz ofrecen un espectáculo visual impresionante, que este año tiene campaña propia: “Imagínatelo y vívelo”. Este lema invita a todos los turistas del mundo a conocer el lado más mágico de Vigo en las figuras iluminadas que se pueden apreciar en lugares como la Praza da Independencia, Príncipe, Gran Vía y todos los barrios del centro. En cada rincón se puede sentir el espíritu de Navidad a plenitud.

 

Málaga, una tradición en Navidad. Una de las ciudades que ha sabido consolidarse como uno de los destinos navideños más importantes de Europa es, sin lugar a dudas, Málaga. La decoración impresionantemente iluminada de la calle Larios es ya un icono de las fiestas en Andalucía, España y ¿por qué no? Europa. El interés que muchos turistas tienen por esta ciudad queda demostrado en el aumento de un 19,7% de sus reservas con respecto al año pasado, de acuerdo a los datos de Rumbo.es.  Todos los años, en esta época, la ciudad presume de mantener aumenta el flujo de turistas y las reservas, de acuerdo a las estimaciones de Rumbo.es. Nadie quiere perderse Málaga en diciembre y menos este año que habrá no uno, sino ¡dos árboles de Navidad! Uno de ellos se puede visitar por dentro. ¡Cómo para no ir! La tradicional ruta de los belenes es otro de los motivos que llevan a muchas personas a visitar Málaga, por el ingenio impresionante y espiritual de los montajes. Una ciudad que todo el año presume de un mágico encanto, teniendo como telón de fondo el mar… y Navidad no es la excepción.