El director general de Diversidad Funcional, Antonio Raya, ha manifestado que la prioridad de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas es “afianzar un modelo de atención inclusivo que favorezca la autonomía” de las personas con diversidad funcional, y en el que se apueste por “la implantación de viviendas tuteladas frente al modelo tradicional de residencias”.

Con motivo de la celebración el 3 de diciembre del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el Director General ha señalado que la integración plena de estas personas debe ser “en todos y cada uno de los aspectos de la vida política, social, económica y cultural de la sociedad” y para ello, es necesario “reivindicar, visibilizar y promover la adopción de medidas encaminadas a lograrlo”.

Raya ha destacado que, en este sentido, las viviendas tuteladas “son un claro ejemplo de la apuesta por la autonomía personal de las personas con diversidad funcional”, y ha valorado de forma muy positiva “la acción en ese ámbito que ha llevado el departamento de Igualdad en los últimos tres años avanzando hacia ese modelo de atención”.

A su juicio, estas viviendas “son la alternativa al modelo de atención tradicional”, ya que permiten normalizar la vida de las personas con hogares en las mismas condiciones que cualquier ciudadano o ciudadana y permanecer en “ámbitos de autonomía personal el mayor tiempo posible”.

En esta línea, ha defendido la conveniencia de “recurrir a la residencia cuando no sea posible mantener a los usuarios en su entorno afectivo o en recursos más autónomos como son las viviendas tuteladas”.

Más de 500 plazas en viviendas tuteladas

Las viviendas tuteladas ofrecen un servicio de atención integral a personas con discapacidad que, a pesar de tener un alto nivel de autonomía, requieren apoyo y supervisión para llevar una vida autónoma e independiente. El hecho de convivir de forma estable y prolongada con un grupo de personas ajenas a su entorno habitual, “refuerza su independencia, integración y autoconfianza”, ha señalado el director general.

En estos momentos, la red pública y concertada de viviendas tuteladas en la Comunitat cuenta con una oferta de 511 plazas, 158 en la provincia de Alicante, 73 en la de Castellón y 280 en la provincia de Valencia.

El director general ha destacado el crecimiento de este tipo de recurso desde el inicio de la legislatura cuando sólo habían 209 plazas de esta tipología. Desde entonces, se han creado 302 nuevas plazas, y para su mantenimiento la conselleria de Igualdad ha destinado este año 11’3 millones de euros, un presupuesto que ha doblado el establecido en 2015 que era de 4’4 millones. Todas estas plazas están gestionadas por entidades locales y entidades sin fin de lucro.

Antonio Raya ha asegurado que la celebración de este día “nos brinda una oportunidad para movilizar apoyos relativos a la inclusión de personas con diversidad funcional en la sociedad, y promover un desarrollo que tenga en cuenta la discapacidad y que guie los esfuerzos hacia la creación de una sociedad totalmente inclusiva”.