Por segundo año consecutivo, y en el marco de sus políticas de Responsabilidad Social, Amavir colabora económicamente con la campaña “Ningún Mayor sin Regalos en Navidad”, una iniciativa lanzada por la Asociación Benéfica Geriátrica (ABG) con el objetivo de paliar la soledad y el aislamiento de los mayores que se encuentran hospitalizados en estas fechas.

La pasada edición, voluntarios de todas las edades recorrieron 6 hospitales públicos de la Comunidad de Madrid para entregar más de 800 regalos a los mayores. En esta nueva edición de 2018, la iniciativa se amplía a 10 hospitales para poder llegar a más personas, con el objetivo de alcanzar los 1.500 regalos.

La campaña dará comienzo el lunes 17 de diciembre en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares. Los voluntarios continuarán repartiendo regalos en el Hospital Infanta Leonor (18 de diciembre), Hospital Virgen de la Torre (19 de diciembre), Hospital Fundación Jiménez Díaz (19 de diciembre), Hospital General de Villalba (20 de diciembre), Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles (21 de diciembre), Hospital Ramón y Cajal (27 de diciembre) y Hospital de la Cruz Roja (28 diciembre). Las visitas a los centros sanitarios continuarán en el mes de enero, concretamente el día 2 en el IPR por la mañana y en el Hospital Gregorio Marañón por la tarde. Al día siguiente, 3 de enero, acudirán al Hospital de Alcorcón y, la última parada, el día 4 de enero, será en el Hospital Infanta Elena de Valdemoro.

Más de 80 voluntarios se han registrado para participar en esta campaña, de los que 50 han sido seleccionados para acercar a los hospitales los regalos. Además, este año se han sumado a la iniciativa varios rostros conocidos que actuarán como “padrinos” entregando regalos: Sergio Fernández, cocinero de TVE; Juan José Vaquero (humorista) y algunas jugadoras de la Selección Española Femenina de Baloncesto. También participará un grupo de jóvenes de la Fundación Juan XXIII con diversidad funcional.

La campaña tiene por objetivo entregar un pequeño obsequio a los mayores y entregarles el cariño y la compañía que merecen y muchas veces no encuentran. La Navidad es época de compartir, y este bonito gesto con los mayores seguro que les aportará una gran satisfacción y, sobre todo, un recuerdo muy especial que permanecerá en la memoria de voluntarios y mayores para siempre.