El Círculo Empresarial de Cuidados a Personas de Andalucía (CECUA) ha congregado esta mañana en Málaga a un elevado número de centros sociosanitarios para tratar con profundidad las necesidades e intereses actuales del sector de Servicios Sociales, Asistenciales y de Cuidados a las Personas.

Y es que desde la patronal andaluza CECUA se considera necesaria una unificación de la normativa en materia de Dependencia, adecuando la ratio y las tarifas de los servicios. Los costes empresariales actuales han sufrido un incremento de un 15% en centros residenciales para personas mayores y de un 25 % en el caso del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD). Sin embargo, este sobrecoste no se ve reflejado en el precio por plaza o en el precio por hora de los servicios.

Además, las tarifas vigentes no reconocen el plus por antigüedad que acumulan los profesionales en su puesto de trabajo, ni los costes asociados al absentismo laboral, consecuencia del desgaste profesional.

En este encuentro profesional en Málaga ha intervenido Andrés Rodríguez, presidente de CECUA. Según explica el representante del Círculo Empresarial de Cuidados a Personas de Andalucía, “desde CECUA consideramos que el coste de plaza asistida debería situarse en 60 euros/plaza, trastornos de conducta en 70 euros/plaza y el de Ayuda a Domicilio en 16 euros/hora. Y también se deben adecuar las tarifas al grado de dependencia, ocupación real y a las plazas acreditadas en los centros. No podemos obviar que durante este año se está llevando a cabo la negociación del octavo convenio colectivo del sector que, además, afectará a la situación actual”.

Mejorar la calidad del servicio y el bienestar de la ciudadanía

Creada para contribuir a mejorar el bienestar de las personas usuarias en Andalucía, CECUA agrupa servicios sociosanitarios como residencias y centros de día, así como de ayuda a domicilio y teleasistencia, y otro de los retos que persigue es llevar a cabo la unificación de las normativas andaluzas de 1997 y de 2007, además de recuperar la reserva de plaza, equiparándolas con la legislación en materia de Dependencia catalana.

Por último, el sector espera que se sigan garantizando los mínimos alcanzados hasta la fecha en lo que se refiere a la puntualidad en el pago de los servicios, además de los niveles de ocupación que han alcanzado los centros concertados en los últimos años.