El proyecto de Ley de Actividad Física y Deporte considera la práctica deportiva como un derecho de los ciudadanos, y la actividad física, una realidad de interés general para la sociedad asturiana, según ha afirmado hoy el consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, en la Junta General, donde actualmente se tramita la iniciativa.

 

El consejero ha destacado que la nueva normativa otorga al deporte un papel esencial en el desarrollo económico y turístico, así como en la creación de bienes colectivos y la generación de empleo en Asturias. “El nuevo marco plantea una política global en materia deportiva que promueve los valores sociales, educativos, formativos, de salud y de solidaridad e integración en la sociedad”, ha señalado.

 

Alonso ha subrayado que el proyecto legal “es inclusivo y fomenta la igualdad de género”. En este sentido, la normativa fija como principios rectores la promoción del deporte en edad escolar y la puesta en marcha de políticas activas dirigidas a la incorporación de la mujer al deporte. De igual modo, prevé la realización de programas específicos “para favorecer el envejecimiento activo y el fomento de la práctica deportiva entre las personas discapacitadas”, según ha indicado el consejero.

 

El titular de Educación ha destacado como “una de las aportaciones más relevantes” del texto la regulación de las medidas para la lucha contra la violencia, la discriminación por razón de género y la xenofobia en el deporte. Para ello, incluye dos herramientas fundamentales: la inspección deportiva y un nuevo régimen sancionador más detallado y más preciso y especialmente severo con los actos violentos xenófobos o que discriminen por razón de género.

 

El proyecto confiere especial relevancia a la promoción del voluntariado deportivo, que permite crear un marco inicial de participación y actuación efectiva en la práctica deportiva. De igual modo, concede gran importancia al fomento de todo tipo de prácticas y manifestaciones deportivas asociativas, que se traduce en potenciales beneficios fiscales con el fin de impulsar y de favorecer la participación de sectores menos habituales en el desarrollo del deporte.

 

Alonso también ha valorado la creación del Comité Asturiano de Justicia Deportiva, que “viene a simplificar las cuestiones controvertidas en el ámbito deportivo, tanto las estrictamente disciplinarias como las administrativas, a través de la vía arbitral o de la mediación”. La constitución de este órgano amplía las competencias del ya existente Comité Asturiano de Disciplina Deportiva.

 

El proyecto contempla, asimismo, la puesta en marcha de una federación polideportiva con la finalidad de que sirva para optimizar recursos administrativos y dar respuesta a las necesidades de federaciones minoritarias. Igualmente, establece la obligación de que estas organizaciones se sometan a un código de buen gobierno que garantice la transparencia.

 

Múltiples aportaciones

 

El proyecto de la Ley de Actividad Física y Deporte ha recibido aportaciones de numerosas entidades y organizaciones. Así, en el trámite de consulta previa participaron la Federación de Montaña, Escalada y Senderismo, la de Rugby, la de Atletismo y la Federación para Deportistas con Discapacidad Física.

En el trámite de información pública y de audiencia tomaron parte, entre otros, el Colegio de Licenciados en Educación Física y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, el Consejo Escolar del Principado, la Comisión Asturiana de Administración Local, el Consejo Asesor de Deporte y el Comité Asturiano de Disciplina Deportiva del Principado.

El consejero, que ha estado acompañado en la comparecencia por el viceconsejero de Cultura y Deporte, Vicente Domínguez, ha recordado que la ley supone un paso más “para la necesaria actualización de la normativa vigente en materia deportiva” y ha solicitado el apoyo de los grupos parlamentarios para su aprobación.