La incidencia de la gripe en Asturias se ha reducido en la quinta semana del año y se sitúa en una tasa de 380 casos por cada 100.000 habitantes. Este descenso se registra en todos los grupos de edad, con la excepción del segmento de población de 15 a 64 años, en el que se mantiene estable. A su vez, la tasa de aislamientos de gripe tiene un comportamiento similar al de la semana anterior.

Por el momento, se considera que la incidencia tiende a estabilizarse y será necesario seguir la evolución de las próximas semanas para comprobar si comienza la fase de descenso, ya que los repuntes no son infrecuentes en torno al pico máximo de la onda epidémica.

A nivel nacional, las tasas también tienden a estabilizarse y se mantiene la situación epidémica en la mayor parte del territorio.

 

Ingresos con gripe confirmada

En el último  período analizado se aprecia, asimismo, un descenso en los ingresos con gripe confirmada, aunque se mantienen en el 1,3% de la tasa de incidencia, con una estimación de 291 casos en toda Asturias.

El número de episodios graves también se mantiene en niveles bajos y supone un 38% del total de ingresos. Hasta ahora se han producido tres fallecimientos en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), centro de referencia para el seguimiento de personas hospitalizadas con gripe confirmada.

Tanto los ingresos como los casos graves se concentran en pacientes con más de 50 años, que presentan en su mayoría algún factor de riesgo, y están producidos mayoritariamente por virus A. Además, en el 47% de los ingresos y el 56% de los casos graves los afectados no estaban vacunados.

Recomendaciones

Los buenos hábitos ayudan a disminuir la transmisión del virus. Por este motivo, los expertos realizan las siguientes recomendaciones:

–   Utilizar pañuelos de papel para taparse la boca y la nariz al toser y estornudar. Si no se dispone de pañuelo de papel, se debe toser o estornudar sobre la manga de la ropa (en el hueco del codo) para evitar contaminar las manos.

–   Tirar los pañuelos de papel después de utilizarlos.

–   Lavarse a menudo las manos con agua y jabón.

–   Mantener una buena ventilación de los espacios cerrados.

–   Limpiar con frecuencia las superficies que se tocan con las manos, como los pomos de las puertas o los interruptores.

La Consejería de Sanidad vigila la evolución de la infección a través de  la Red de Médicos Centinela e informa semanalmente sobre la  incidencia de la gripe y la tipología de virus circulante, para lo que mantiene contacto permanente con el Centro Nacional de Epidemiología y la Red de Alertas en Salud Pública. Los datos se contrastan cada semana con los del resto de comunidades autónomas.