En la actualidad son muchos los jubilados que se enfrentan a la necesidad de vender su casa por la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones o bien para resolver problemas económicos o echar una mano a sus hijos o cuidadores. Sin duda, una difícil solución que les obliga a perder todos sus recuerdos y objetos.

 

Una alternativa para convertir la vivienda en una renta 

Para dar respuesta a esta situación, la nuda propiedad se ha convertido en la mejor forma de  vender una vivienda, frente a lo que se venía utilizando: la renta vitalicia o hipoteca inversa. Y es que la Nuda permite al propietario, y sobre todo a las personas mayores de 65 años, vender su piso o su casa pero a cambio siguen viviendo en ella hasta su fallecimiento.

 

Según explica Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras, y fundador de Red Expertos Inmobiliarios y del instituto de formación inmobiliaria IFEMestas dos últimas opciones, como la hipoteca inversa, no es la opción más rentable para los jubilados ya que las condiciones con que se ofertan esos productos no son muy buenas. Los intereses se acumulan a las cantidades recibidas generando una deuda que se amortiza al fallecimiento de la persona mayor o antes, si el cliente libremente lo decide. La persona mayor no tiene obligación de devolver el dinero, son los herederos los encargados de liquidar la deuda con el banco al fallecimiento de la persona mayor.

 

Ahorro acumulado en vivienda

El ahorro acumulado de los españoles mayores de 65 años en España en vivienda es más de seis veces superior al acumulado en todos los planes de pensiones privados. “Cuando llegamos a determinada edad es el momento de des-ahorrar. Hay que normalizar la idea del uso durante la jubilación del ahorro acumulado a través de la vivienda, frente a la cultura de la herencia, que nos ataba a la idea de que la casa es solo para que la hereden nuestros familiares”, añade Molet.

Por todo ello, la Nuda propiedad es una fórmula muy segura para las personas mayores, que mantienen el uso y disfrute de la vivienda con las máximas garantías legales en Escritura Pública Notario y se inscribe en el Registro de la Propiedad. Y el vendedor garantiza el uso y disfrute de su vivienda para siempre.

 

Ventajas para el comprador o inversor

La nuda propiedad, explica Eduardo Molet, presenta importantes ventajas tanto para el comprador como para el vendedor. Para el vendedor, la principal es que puede seguir usando la propiedad y recibir el dinero de la venta al instante y de una sola vez, y todo queda escriturado ante notario. En términos económicos, la gran ventaja para el comprador es que los precios de las viviendas en nuda propiedad están por debajo de los precios de mercado, siendo una inversión muy rentable, pues cuando el usufructo finalice, tendrá una propiedad que se habrá revalorizado considerablemente. Además, la inversión tiene una dimensión social, ayuda a las personas mayores a solucionar los problemas económicos.

 

Con esta venta, los gastos también serán menores para el vendedor, ya que pasaría a pagar solamente aquellos correspondientes a los consumos ordinarios de la vivienda (agua, electricidad, gas…), mientras que el inversor se haría cargo desde ese momento del IBI y las derramas extraordinarias de la vivienda.

 

Eduardo Molet, organiza desde hace más de 10 meses sesiones informativas semanales en los que los asistentes reciben información y aprenden las mejores técnicas para vender su casa.

 

Estas sesiones informativas, en las que hasta la fecha han participado más de 500 personas en las 36 que se han organizado, se celebran todos los jueves del año a las 5 de la tarde, sin cita previa, en el número 19 de la calle Fernando El Católico de Madrid.