Desde la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) queremos denunciar públicamente el acoso jurídico al cual nos vemos sometidos desde que iniciamos nuestra actividad de exposición de prácticas contrarias al código deontológico —e incluso a la ley— por parte de algunos profesionales sanitarios colegiados y otros pretendidos profesionales que carecen de títulos habilitantes del ámbito sanitario.

Nuestra asociación, sin ánimo de lucro y formada principalmente por afectados por pseudoterapias, científicos, profesionales sanitarios y diversos representantes de la sociedad civil, ha puesto en conocimiento público que las denominadas pseudoterapias  —prácticas que se ofertan como efectivas para tratar enfermedades sin serlo, como la homeopatía o la acupuntura—, son graves peligros de salud pública, tal y como reconoce la propia Organización Médica Colegial. No obstante, esa difícil tarea se ha topado con los intereses de potentes lobbies de practicantes de pseudoterapias y multinacionales del sector, que facturan millones de euros al año gracias a la aplicación y venta de propuestas sin valor terapéutico. Estas no solo suponen un engaño al consumidor, sino además un peligro para su integridad física, habida cuenta de que la encuesta FECYT de 2018 muestra que al menos el 5,2% de la población usa pseudoterapias en sustitución de tratamientos médicos —es decir, unos 2,5 millones de españoles—, y de que estas prácticas, más allá del constatado abandono de terapias y la pérdida de oportunidades terapéuticas, pueden producir daños por sí mismas incluso usadas como complementarias, algo que realizan unos 6,7 millones de españoles [1].

Actualmente, los miembros de la APETP acumulan una decena de procesos judiciales y una veintena de amenazas legales por parte de estos lobbies. El objetivo, según lo entendemos, es que nuestra asociación sin ánimo de lucro deje de poner en conocimiento público estos graves engaños, en beneficio de aquellos que quieren seguir ofertándolos. Algunos ejemplos de las acciones llevadas a cabo por nuestra entidad han sido:

1. La puesta en conocimiento de los respectivos colegios profesionales sanitarios del incumplimientos del código deontológico por parte de algunos de sus colegiados, por ejemplo, con prácticas que afirman curar el cáncer con imanes, detener la esclerosis múltiple con agujas o tratar enfermedades con técnicas cercanas a la ufología, sin que a día de hoy se haya producido sanción deontológica alguna [2].

2. La recogida de 1.500 firmas de científicos y médicos dirigida a la Ministra de Sanidad, para elaborar un plan para eliminar la presencia de pseudoterapias en España [3].

3. La denuncia de falsas curas para el autismo, como el MMS, que son vendidas por curanderos e incluso por médicos colegiados [4].

4. La elaboración de informes para las universidades, que avisan de la presencia de títulos pseudocientíficos, y que se ha saldado con el cierre de una decena de títulos [5].

5. La realización de campañas de concienciación social que han producido un enorme impacto en redes sociales y medios de comunicación. [6]

6. La elaboración del Primer informe sobre fallecidos por pseudoterapias en España, reflejando la gravedad del problema en nuestro país. [7]

7. La colaboración con el Ministerio de Sanidad, Colegios Profesionales y otras entidades del ámbito científico-sanitario para la puesta en marcha de iniciativas frente a las pseudoterapias.

Esta situación de acoso jurídico a la que nos vemos sometidos confirma la necesidad de que los organismos públicos, en especial los colegios profesionales y las autoridades sanitarias, tomen cartas en un asunto que cuesta muchas vidas al año, además de causar otros afectados de diversa consideración. Así pues, las asociaciones sin ánimo de lucro de la sociedad civil que nos dedicamos a luchar contra estos engaños, nos vemos saturados de procesos judiciales con tal de entorpecer nuestra labor, con el consecuente agravio del derecho de los pacientes a recibir información veraz y no ser engañados.