La Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (SEDAR) celebra una jornada en Neuroestimulación y Terapia Intratecal en el Tratamiento del Dolor el próximo 8 de marzo, en Madrid. La jornada se ha diseñado con el objetivo de animar a los médicos jóvenes a iniciarse en este tipo de tratamientos y concienciar a la población sobre la existencia de estas terapias que no siempre están disponibles para todos los pacientes.

 

Las técnicas de neuroestimulación y la terapia intratecal son técnicas de neuromodulación, son procedimientos para combatir el dolor. Según ha explicado el Dr. Hermann Ribera, secretario de la Sección de Dolor Agudo y Crónico de la SEDAR, son capaces de frenar o modificar las estructuras del sistema nervioso central o periférico para que la percepción dolorosa del paciente disminuya de forma consistente y prolongada en el tiempo.

 

Están indicadas cada vez en más situaciones clínicas, principalmente en personas que han pasado por una cirugía de espalda fallida, para pacientes con dolor neuropático, dolor de tipo vascular, dolor oncológico y espasticidad.

Cuando los pacientes se seleccionan de forma adecuada los beneficios en términos de calidad de vida a largo plazo son elevados, y de forma colateral los beneficios económicos para la sociedad son altos pues existe un ahorro en otras terapias y pruebas diagnósticas.

 

La terapia intratecal, consiste en implantar un catéter en el espacio intratecal o intradural (cercano a la médula espinal) y su conexión a una bomba subcutánea con un reservorio para la infusión continua de un medicamento analgésico, ha explicado el Dr. Ribera. Hasta hace poco, el medicamento de elección para dicho tratamiento ha sido la morfina, sin embargo “en las guías clínicas internacionales se está introduciendo otro fármaco de primera línea, el ziconotide”.

 

“Tanto en España como en el resto del mundo (sobre todo en países con un elevado desarrollo económico) están aumentando el número de implantes debido a su elevada eficacia y al favorable balance entre el coste y el beneficio, hecho cada vez más evidente en la literatura científica”, ha indicado el Dr. Ribera.

 

El Dr. Antonio Montes, vicepresidente de la Sección de Dolor Agudo y Crónico de la SEDAR, ha añadido que esta es una terapia de gran eficacia en el tratamiento del dolor de alta complejidad, a la que aún no tienen acceso, de forma igualitaria, todos los ciudadanos de España. “Existen grandes diferencias no solo entre comunidades, sino en una misma ciudad. Este es uno de los aspectos que han de mejorarse a nivel global”.

 

Se ha mostrado de acuerdo con esta apreciación el Dr. David Abejón, jefe de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario Quirón. A su modo de ver, este tipo de tratamiento está claramente infrautilizado, “si lo comparamos con países de nuestro entorno como Bélgica, UK o Alemania”.

 

Además, a entender de este especialista las disparidades entre Comunidades Autónomas o entre acceso a estas técnicas dentro de una misma comunidad pueden llegar a ser alarmantes: “Es importante que todos los pacientes tengan acceso a este tipo de tratamiento”, ha declarado.

 

A este respecto, el Dr. Montes ha señalado que durante la jornada se comunicará la realización de una encuesta a nivel nacional para cuantificar esas diferencias.

 

Este experto recuerda que existen patologías en el ámbito del dolor para las cuales no existe una terapia con una evidencia científica más alta que la neuromodulación. Esas patologías incluyen los síndrome postlaminectomía, o bien los pacientes con Síndrome de dolor regional complejo. En la infusión en pacientes con espasticidad no existe un tratamiento mejor que la infusión intratecal de baclofeno.

 

El empleo de estas técnicas requiere una formación muy especializada con una elevada curva de aprendizaje. El médico anestesiólogo es el especialista más indicado -aunque no exclusivo- para llevarlas a cabo, debido a las habilidades técnicas inherentes a su especialidad. En cualquier caso, apunta el Dr. Ribera, el médico que implanta estos sistemas precisa de una formación específica en sus diferentes modalidades, indicaciones, conocimiento de las diferentes técnicas y de sus complicaciones.

 

El Dr. Montes ha lamentado que no exista una clara concienciación desde las organizaciones sanitarias de la eficiencia de este tipo de tratamientos ya que, según ha recordado el Dr. Ribera, la selección cuidadosa del paciente y de las indicaciones hace posible que la relación coste-beneficio del tratamiento sea favorable.

 

Jornada en Neuroestimulacion y Terapia Intratecal en el Tratamiento del Dolor_programa