En los últimos años se ha incrementado notablemente el tiempo que pasamos ante los dispositivos conectados, como el ordenador y, especialmente, el teléfono móvil. Esto ha hecho que se generalice la preocupación sobre las consecuencias que puede tener un uso excesivo de las redes sociales. IMOP Insights y BERBĒS han realizado una nueva pregunta IMOP-BERBĒS para conocer hasta qué punto ha calado esa percepción y el resultado es casi unánime: un 86,8% de los encuestados de toda España consideran que en nuestra sociedad existe un problema generalizado de adicción a Internet.

 

Este dato es homogéneo en todos los grupos de población; es decir, que se mantiene esta misma percepción independientemente del sexo, del lugar de residencia y del grupo de edad al que pertenezcan los entrevistados. Llama la atención, no obstante, que el grupo de más edad –más de 65 años– muestre una preocupación algo menor por esa adicción a las nuevas tecnologías (83,6%); frente al grupo de entre 35 y 44 años, que en un 90,5% considera que existe esta problemática.

 

En cuanto a los colectivos más afectados por esta posible adicción a Internet, un 19,5% opina que es un problema que solo tienen los más jóvenes, mientras que un muy mayoritario 80,2% considera que incumbe por igual a toda la sociedad, jóvenes y mayores. Son las mujeres las que en mayor medida creen que la adicción a internet es un problema para todas las edades (86,9%), frente a los hombres, donde esta consideración baja ligeramente y un 26,9% mantiene la idea de que el uso compulsivo de las nuevas tecnologías es un problema exclusivo de la población de menor edad.

 

En cuanto a las consecuencias que puede tener este uso excesivo de Internet, la mayoría de los encuestados (un 74,0%) menciona en primer lugar los problemas relacionales –dificultad para comunicarse fuera de las redes sociales–, mientras que como segundo mayor problema un 44,9% menciona el sedentarismo y la falta de ejercicio físico. Los problemas de rendimiento académico o laboral (mencionados por un 29% de los entrevistados) y la falta de descanso (24%) son otras de las consecuencias que tiene la adicción a las nuevas tecnologías, a juicio de los entrevistados.

 

Sobre las posibles soluciones para paliar los posibles efectos nocivos del consumo compulsivo de las redes, la mayoría de los encuestados se decanta por poner en práctica acciones de concienciación en colegios y universidades (un 52,6%), seguidos de aquellos que proponen la limitación del acceso a internet móvil en determinados lugares como centros educativos y de trabajo, que suman un 37,1%, y de aquellos que verían bien una limitación horaria del tiempo diario de consumo de internet (un 20,3%). Las medidas de carácter económico, como encarecer las tarifas de acceso a la red, solo son bien vistas por un 4,9% de los encuestados.