Ante las próximas elecciones autonómicas, los representantes de las ocho organizaciones que conforman el Foro de Médicos Atención Primaria han presentado un documento de consenso con una treintena de medidas para salvaguardar la Atención Primaria en nuestro país y resolver los problemas más urgentes a los que se enfrenta, dirigido a los responsables de los gobiernos autonómicos.

Tras la presentación por parte del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del documento “Marco Estratégico para la Atención Primaria de Salud” –primero en el Consejo Interterritorial y posteriormente en el Consejo de Ministros–, los médicos de familia y pediatras de AP han querido hacer públicas las modificaciones “mínimas y urgentes” que solicitaron que se incorporaran al documento “y que han sido ignoradas por el Ministerio, con la intención de que las puedan valorar las Comunidades Autónomas”.

Entre otras medidas, las entidades del Foro de AP solicitan un refuerzo del compromiso de las administraciones con el liderazgo de la Primaria en el Sistema Nacional de Salud, así como una política presupuestaria y de recursos humanos que garantice la efectividad y calidad de la atención que reciben los ciudadanos en sus centros de salud; mejorando la coordinación con el resto de ámbitos asistenciales.

El Dr. Serafin Romero Agüit, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), ha resaltado la importancia del Foro de Atención Primaria, creado hace 10 años, haya conseguido “llevar a la agenda política las reivindicaciones de los profesionales”. También ha puesto en valor el compromiso del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para poner en marcha el Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria, ya publicado en el BOE. No obstante, ha asegurado que “debemos avanzar y para ello es indispensable una financiación realista que responda a las demandas propuestas y en este Marco Estratégico solo habla, sin concretar, de ‘incrementar de manera progresiva los presupuestos asignados a la Atención Primaria de Salud en función de necesidades concretas de financiación, tanto en el capítulo I como en infraestructuras y equipamiento’”. Desde el Foro de AP, ha añadido “insistimos en la necesidad de que ese incremento debería situarse en el entorno de un 20% y alcanzar el 25% en plazo de cinco años. Las propuestas de mejora en la estabilidad en el empleo y condiciones laborales nos parecen adecuadas, pero sin financiación, estas no serán posibles”.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), la Dra. Concha Sánchez Pina, como portavoz de turno del Foro, ha subrayado que “para salvar el modelo español de asistencia infantil las autoridades autonómicas competentes deben priorizar, durante los próximos 10 años, la contratación de los pediatras en el primer nivel asistencial, hasta que se asegure el recambio generacional”. A su juicio, “debe también prolongarse la rotación de los residentes de la especialidad de Pediatría y Áreas específicas, de los tres meses actuales hasta un mínimo de seis meses obligatorios, para que aprecien la atención de calidad y cuidados continuos integrales personalizados centrados en la infancia y en la adolescencia, y aprendan a dar un enfoque bio-psico-social holístico, necesario para el adecuado seguimiento de la salud y prevención de la enfermedad”. La Dra. Sánchez Pina ha recordado, asimismo, que “en la mayoría de los países europeos los pediatras ya rotan seis meses por Atención Primaria”.

Desde el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), su vocal de Atención Primara, Jennifer Díaz Alonso, ha incidido también en la importancia de la Atención Primaria en el Sistema Nacional de Salud y en las Universidades de Medicina, “siendo la Atención Primaria el eje de nuestra sanidad y de nuestra educación como futuros médicos profesionales”. Por ello, los estudiantes de Medicina defienden que hay que potenciar el uso de tecnologías en los Historiales Clínicos y establecer avisos de garantía, para apoyar los programas de cribado poblacional sobre población diana que no haya participado o que pueda estar en riesgo su salud. “También defendemos la necesidad de actualizar y publicar los criterios de acreditación de unidades docentes multiprofesionales en AP, e impulsar la formación y la investigación en los profesionales de Atención Primaria, incorporando la formación en el horario laboral».

Gabriel del Pozo Sosa, vicesecretario General de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), ha incidido en la importancia de reforzar el presupuesto de Primaria, “pues sólo así será posible atender necesidades tan acuciantes como el reforzamiento de plantillas, la renovación de equipos o la incentivación de las plazas de difícil cobertura”.

Del Pozo ha recordado que los drásticos recortes que ha sufrido el sector se reflejan en todos los aspectos, y muy especialmente en la insoportable sobrecarga laboral de los profesionales y en el incremento de las demoras en las citas para atender a los pacientes.

En este sentido, se remite a la última ‘Encuesta sobre la situación de la Profesión Médica en España’, llevada a cabo por la OMC en colaboración con CESM, donde se pone de manifiesto que el 45% de los profesionales sobrepasa con creces el límite de pacientes asignados (1.500), a partir del cual existe consenso en que no es posible prestar una asistencia de calidad.

Por su parte, el Dr. Armando Santo González, vicepresidente 2º de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), ha señalado como otra cuestión fundamental el desarrollo de unos protocolos multidisciplinares comunes, “que garanticen la adherencia farmacoterapéutica, para la coordinación clínica en la utilización de los medicamentos, en el ámbito sanitario y sociosanitario, incluyendo la conciliación de la medicación en las transiciones asistenciales, antes de finales de 2020”.

Por otro lado, ha añadido, “se deben establecer unos acuerdos de colaboración entre los equipos de Atención Primaria y los farmacéuticos comunitarios, para la optimización de la farmacoterapia, el aumento de la seguridad, la efectividad de los tratamientos, la mejora de la adherencia y la reducción de la utilización inadecuada de los medicamentos, antes del 2025”. Asimismo, ha instado a las Comunidades Autónomas a alcanzar antes del 2020 unos incentivos económicos, académicos y de carrera profesional para todos los profesionales que participen en proyectos de investigación del área o proyectos independientes, “facilitando, por parte de la Administración competente, que todos los profesionales tengan opción a participar en dichos estudios”.

La Dra. María Fernández García, vicepresidenta de SemFYC, ha subrayado que “la reforma de la AP debe pasar indiscutiblemente por el impulso de la longitudinalidad asistencial; también por la promoción de medidas de gestión para que las y los profesional de la Medicina puedan trabajar en el entorno comunitario con la promoción de los estilos  de vida saludables, y por el aumento de la capacidad de resolución de los especialistas en Medicina de Familia para alcanzar el techo del desempeño profesional, a lo que debiéramos añadir una reducción de las actividades de escaso o nulo valor para frenar prácticas como la iatrogenia, la sobremedicalización o el diagnóstico erróneo de las llamadas pre enfermedades crónicas”. Considera, asimismo, que “a todo esto debiéramos añadir la importancia de promover medidas de discriminación positiva de la especialidad en las universidades: hace falta la presencia de la asignatura en todas las facultades”.

La Dra. Fernández ha asegurado que “todas las medidas aguantan el papel, pero para convertirlas en realidad es necesario planificar una dotación económica de forma inmediata para este plan estratégico para el futuro de la AP, y esto es lo que pedimos ahora a CC AA y Ministerio: es necesaria una memoria económica para el plan”.

Por parte de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), su presidente, el Dr. Antonio Fernández-Pro Ledesma, ha recordado a los representantes autonómicos que “es necesario actualizar la cartera de servicios de Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud aumentando la capacidad resolutiva de los médicos, lo que pasa por el acceso al mayor número de pruebas diagnósticas complementarias”. En la rueda de prensa ha subrayado que esta cartera de servicios debe ser común en todo el territorio nacional, lo que facilitará la transmisión de información entre las diferentes comunidades autónomas, y además debe estar sometida a criterios de evaluación de calidad, medibles y evaluables.

El Dr. Fernández-Pro ha declarado: “Una vez más solicitamos una ampliación de presupuesto de Atención Primaria, y que éstos sean finalistas y suficientes tanto en recursos humanos como materiales. Si esto no es así, el sistema no será sostenible durante mucho tiempo más. En definitiva, conseguir unas agendas de calidad para los profesionales, con servicios que se actualicen y modernicen en base a la utilización de las nuevas tecnologías, por ejemplo, con consultas no presenciales. Por último, conseguir que el 30% del horario laboral se pueda destinar a docencia e investigación, lo que redundará en una mejor atención a la comunidad”.

Para terminar, el Dr. Fernando García-Sala Viguer, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), ha señalado como modificación urgente del Marco Estratégico para Atención Primaria de Salud, la importancia de que las CCAA “garanticen la existencia de bolsas de empleo temporal con funcionamiento independiente para cada categoría sanitaria, y en concreto para Pediatría, con implantación antes del final de este año y por otro lado conseguir antes del final de 2020 que desde el Ministerio de Sanidad se pueda consensuar un reglamento de selección y provisión de plazas para personal estatutario con criterios homogéneos para todas las comunidades y establecer los mecanismos para acreditar tutores de pediatría tanto para estudiantes de medicina como para residentes de pediatría en los diferentes centros de salud de todo el territorio español”.

 

Propuestas de modificaciones urgentes del “Marco Estratégico para Atención Primaria de Salud

Tras la presentación por parte del Ministerio de Sanidad en el Consejo Interterritorial y, con posterioridad, en el Consejo de Ministros, del documento “Marco Estratégico para la Atención Primaria de Salud”, desde el Foro de Médicos de AP queremos hacer públicas las modificaciones mínimas y urgentes que solicitamos se incorporaran al documento y que fueron ignoradas, con la intención de su valoración por las diferentes Comunidades Autónomas, que no pudieron acceder a las mismas.

Estrategia A: Reforzar el compromiso del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con el liderazgo de la Atención Primaria de Salud  

  1. Actualizar la Cartera de Servicios de Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud, poniendo especial énfasis en la equidad y los determinantes sociales, las actividades de promoción de la salud y la atención a la cronicidad y dependencia, estimando las cargas de trabajo que suponen todas y cada una de las diferentes actividades contempladas en cómputo anual, antes de final de 2020.
  2. Establecer criterios de calidad para cada servicio, medibles y evaluables, que aseguren una oferta asistencial común equitativa y homogénea, sin perjuicio de las adaptaciones que puedan requerirse en función de las necesidades de cada área. Asimismo, se deben crear organismos responsables de revisar y homogeneizar la oferta asistencial, antes de final de 2020.

Estrategia B: Consolidar una política presupuestaria y de Recursos Humanos que garantice la efectividad y la calidad de la AP

  1. Realizar un estudio por contabilidad analítica anual en cada Comunidad Autónoma, con la colaboración del MSCBS, basado en los sistemas de información implantados sobre servicios y actividades propios de la APS y que permita tomar decisiones sobre la oportunidad de incrementar de manera progresiva los presupuestos asignados a APS en función de necesidades concretas de financiación, en capítulo I del núcleo básico de profesionales de APS, equipamiento e infraestructuras. Este incremento debería situarse en el entorno de un 20% en 2020 y alcanzar, al menos, el 25% en el plazo de 5 años.
  2. Aprobación de Oferta Pública de Empleo y convocatoria, al menos bienal, de los correspondientes procesos selectivos, con el fin de alcanzar progresivamente y mantener una tasa de temporalidad en APS inferior al 8%. La resolución de los procesos selectivos no debería ser superior a un año, y también establecer un modelo de selección y provisión de plazas homogéneas para todo el SNS.
  3. Convocar concursos de movilidad voluntaria, con una periodicidad al menos bienal y además con anterioridad a la resolución de los procesos selectivos, en los que se contemple mayor puntuación para el tiempo trabajado en APS, la formación específica y la actividad docente e investigadora propia de la Atención Primaria.
  4. Establecer criterios sobre el número de personas adscritas a un Equipo de Atención Primaria, teniendo en cuenta principalmente las características demográficas, epidemiológicas y socioeconómicas de la población, la oferta asistencial de la cartera de servicios asignada y la actividad propia del equipo (docencia, investigación, oferta de servicios propios, actividades comunitarias).
  5. Identificar Zonas Especiales de Salud que, por sus especiales características demográficas y geográficas, y por cuestiones derivadas de la estacionalidad, precisarán una estrategia diferenciada, a ser posible acordada entre las CC AA, para la contratación de profesionales y para la prestación de servicios, en la que estén implicadas las diferentes administraciones con competencias en el territorio que impliquen retribuciones especiales que puedan alcanzar el 15% de la remuneración total, antes de final de 2020.
  6. Dimensionar las plantillas de los Equipos de Atención Primaria, estableciendo la dotación de puestos de todas las especialidades y profesiones, sanitarias y no sanitarias, que permita responder a las necesidades de atención de la población adscrita en base a Cartera de Servicios, características demográficas, epidemiológicas y socioeconómicas de la población y la actividad propia del equipo (docencia, investigación, oferta de servicios propios, actividades comunitarias), antes de final de 2020.
  7. Lograr que, en el año 2022, todos los profesionales de la Medicina tengan cupos que cumplan criterios ajustados al territorio y las características demográficas, epidemiológicas y socioeconómicas de la población, la oferta asistencial de la cartera de servicios asignada y la actividad propia del equipo (docencia, investigación, oferta de servicios propios, actividades comunitarias). Analizados de forma pormenorizada esos criterios y asegurando que no se vean afectadas las retribuciones por la disminución de los cupos en función de los criterios de establecimiento del número máximo de pacientes. En ningún caso se establecerán cupos por encima de las 1.500 personas asignadas en Medicina de Familia y de 1.000 personas en Pediatría y de 1.300 y 800 respectivamente, en los cupos docentes para las especialidades MIR.
  8. Garantizar que las unidades básicas de atención, tanto de Medicina Familiar y Comunitaria como de Pediatría, estén formadas por un médico/a y al menos un enfermero/a, estableciendo libertad de elección por cualquiera de las unidades básicas profesionales antes de final de 2020
  9. Garantizar un plan de sustituciones para cubrir las ausencias de profesionales, consensuado entre las Gerencias de Área Sanitaria y los EAP, contemplando la posibilidad de articular modelos organizativos del equipo con ampliación horaria voluntaria y retribuida, incluyendo la cobertura del compañero ausente dentro del turno de trabajo, independientemente del motivo que justifique (baja laboral, permiso por formación o vacaciones reglamentarias), realizando el cumplimiento de la cartera de servicios y evitando la generación de demoras en la asistencia superiores a las establecidas en el apartado.
  10. Las Comunidades Autónomas establecerán acuerdos con las organizaciones sindicales que permita la incorporación de los residentes a las bolsas de empleo a la finalización del periodo de formación sanitaria especializada, con el baremo correspondiente, para poder optar a las plazas vacantes que se generen de acuerdo a los criterios de bolsa. Además, se llevarán a cabo los cambios normativos que procedan para que, tras la oferta de plazas vacantes en APS a través de las vías establecidas en cada CC AA, y si estas quedan sin cubrir, se oferte a los residentes que finalizan el periodo de formación sanitaria especializada, contratos de equipo o centro de salud, de al menos dos años de duración. Se dejará abierta la posibilidad de que los propios equipos presenten propuestas organizativas, antes del final de 2020.
  11. Las Comunidades Autónomas garantizarán, mediante acuerdos con las organizaciones sindicales, la existencia de bolsas de Empleo Temporal para las distintas categorías sanitarias y no sanitarias, con funcionamiento independiente, criterios de acceso por mérito y capacidad y compromiso de renovación/actualización anual, antes del final de 2019.
  12. Liderar por el MSCBS dentro del Consejo Interterritorial del SNS la elaboración de un Reglamento de selección y provisión de personal estatutario al servicio de instituciones sanitarias públicas del Sistema Nacional de Salud, con criterios homogéneos antes de final de 2020.
  13. Hacer pactos o acuerdos de gestión clínica, con objetivos anuales y recursos económicos asignados, que doten a los profesionales del EAP de mayor capacidad de decisión sobre la gestión de la actividad, en todas las facetas, incluida la atención continuada, y de mayor corresponsabilidad sobre los resultados obtenidos, antes de final de 2020
  14. Facilitar cuadros de mandos integrales, apoyados en tecnologías de la información, con el acceso de los profesionales a todos los datos, que permitan a los equipos alcanzar el cumplimiento de los objetivos establecidos, posibiliten la evaluación de su cumplimiento y la orientación de los profesionales hacia la mayor eficiencia en la gestión de los recursos. Antes de final de 2020.
  15. Las Gerencias de Área Sanitaria publicarán convocatorias para la cobertura del desarrollo de funciones de Dirección de EAP, en base a criterios de igualdad, méritos y capacidad teniendo en cuenta la categoría profesional en base la Ley 4472003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, en base a su artículo 6: Licenciados sanitarios: “Corresponde, en general, a los Licenciados sanitarios, dentro del ámbito de actuación para el que les faculta su correspondiente título, la prestación personal directa que sea necesaria en las diferentes fases del proceso de atención integral de salud y, en su caso, la dirección y evaluación del desarrollo global de dicho proceso, sin menoscabo de la competencia, responsabilidad y autonomía propias de los distintos profesionales que intervienen en el mismo”.
  16. Revisar los criterios de normalización de la agenda de calidad que debe contemplar la complejidad del paciente, para la atención urgente, a demanda y programada, en el centro y en el domicilio, las actividades de educación para la salud, las intervenciones en la comunidad, las consultas e interconsultas no presenciales y las actividades de docencia e investigación, respetando los tiempos necesarios diarios para ello, estimado en un 30% para el último caso. Antes del fin de 2020.

Estrategia C: Mejorar la calidad de la atención y la coordinación con el resto de los ámbitos asistenciales, servicios e instituciones

  1. Los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas habilitarán los recursos y medios adecuados para que las demandas de atención no urgente se atiendan por unos profesionales sanitarios en un plazo no superior a 48 horas. Ninguna de las medidas adoptadas supondrá una prolongación de la jornada ordinaria ni ampliación de las citas en la agenda de calidad de los profesionales. Si se habilitan módulos de actividad extraordinaria fuera de la jornada ordinaria para cumplir con el objetivo máximo de demora, se establecerán incentivos específicos y dotación económica adecuada y tendrán una consideración voluntaria. Antes de final de 2020.
  2. Desarrollar protocolos multidisciplinares para la coordinación clínica en la utilización de los medicamentos que garanticen la continuidad farmacoterapéutica en el ámbito sanitario y sociosanitario, incluyendo la conciliación de la medicación en las transiciones asistenciales. Antes del final de 2020.
  3. Establecer protocolos de colaboración entre los EAP y los farmacéuticos comunitarios bajo la coordinación del director del EAP para la optimización de la farmacoterapia, el aumento de la seguridad y efectividad de los tratamientos, la mejora de la adherencia y la reducción de la utilización inadecuada de los medicamentos. Antes del final de 2025.
  4. Garantizar a nivel del Servicio de Salud de las Comunidades Autónomas la existencia de una comisión mixta Científico-Técnica estable para revisar y realizar propuestas encaminadas a disminuir las tareas burocráticas de los profesionales de APS. Antes de final de 2020.
  5. Propiciar por parte del MSCBS los cambios normativos y regulatorios encaminadas a disminuir las tareas burocráticas de los profesionales de APS que se relación con la gestión del IT, visado de fármacos y productos sanitarios, acceso a la historia clínica electrónico y receta electrónica. Medio plazo.

Estrategia D: Reforzar la orientación comunitaria, la promoción de la salud y prevención en APS

  1. Crear equipos dentro de los equipos, referentes del PAPC en todas las áreas sanitarias, que organicen la captación de participantes de cuidadores/as expertos/as y paciente experto/a para actividades de apoyo mutuo en la comunidad, antes de final de 2020.

Estrategia E: Potenciar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (Tics)

  1. Establecer avisos de garantía en la Historia Clínica Digital para apoyar los programas de cribado poblacional de cáncer y patologías crónicas, que permitan detectar población diana que no haya participado en los cribados neonatales poblacionales o que pueda tener en riesgo su salud, antes de final de 2025.

Estrategia F: Impulsar la Formación y la Investigación en APS

Aumentar la presencia de la medicina familiar y comunitaria en los estudios de Grado de titulaciones del área de Ciencias de la Salud y Servicios Sociales y la importancia de la Pediatría de AP 

  1. Incorporar la Medicina Familiar y Comunitaria como área de conocimiento en los planes de estudio de las titulaciones de los estudios de Grado de titulaciones de los estudios de Grado de Medicina, implementando las medidas normativas necesarias, partiendo de autoridades sanitarias, educativas y de la Conferencia de Decanos. área de Ciencias de la Salud y Servicios Sociales. En esta misma línea, implicar el desarrollo de un temario especifico de pediatría de Atención Primaria dentro de la asignatura de Pediatría ya existente, siendo los docentes de esos contenidos pediatras de Atención Primaria, antes de final de 2025.
  2. Actualizar y publicar los criterios de acreditación de unidades docentes multiprofesionales de Atención Familiar y Comunitaria, antes de final de 2019.
  3. Establecer incentivos laborales, económicos y de carrera profesional para los tutores acreditados en APS, antes de final de 2020.
  4. Establecer mecanismos normalizados para acreditar tutores entre los pediatras de Atención Primaria dependientes de las Unidades Docentes Multiprofesionales de Pediatría, antes de final de 2020.
  5. Elaborar un plan de formación continuada anual a nivel de Área y EAP, precedido de un informe sobre detección de necesidades de los profesionales basado en las líneas estratégicas de la organización, con enfoque multidisciplinar, destacando la formación en equidad y en salud digital, antes de final de 2020.
  6. Establecer un espacio dentro del horario laboral para la realización de las actividades formativas en el mismo, antes del fin de 2020.
  7. Establecer incentivos económicos, académicos y de carrera profesional con criterio de discriminación positiva en concursos de traslado para todos los profesionales que participen en proyectos de investigación del área o proyectos independientes, orientados fundamentalmente a estudios epidemiológicos o estudio de la efectividad de intervenciones en condiciones de práctica clínica habitual, e incorporarlos en las comisiones de investigación de área y comités de ética de la investigación facilitando, por parte de la Administración competente, que todos los profesionales tengan opción a participar en estos proyectos (Médicos rurales en PAC o PEA).
  8. Contemplar en el programa MIR de Pediatría una rotación obligatoria de 6 meses y una voluntaria de 6/12 meses más a aquellos que tengan como horizonte su trabajo en Pediatría de Atención Primaria, sin aumentar la duración de la especialidad vigente en el momento actual.