El centro Flassaders de Palma de Mallorca ha acogido la jornada Soledad: Realidad y retos de futuro, organizada por Atenzia. La directora territorial de Atenzia en Islas Baleares, Dña. Silvia Fornés, y el director general de Dependencia del Gobierno Balear, D. Juan Manuel Rosa González, fueron los encargados de abrir el acto.

Atenzia, empresa especializada en el ámbito social y de la salud, quiso así tratar uno de los grandes males del siglo XXI. Cerca de 50 personas, en su mayoría profesionales del ámbito social y de la salud pudieron conocer, de la mano de expertos en diferentes ámbitos, una realidad que solo en España afecta a casi cinco millones de personas y que “puede ser la causa de una muerte lenta y dolorosa”. Dña. Sacramento Pinazo, vicepresidenta de Gerontología de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, alertaba así de las devastadoras consecuencias que puede tener la soledad obligada sobre la salud física y mental.

Durante el acto, los expertos abordaron el tema de la soledad en personas mayores y dependientes desde diferentes áreas especializadas. A pesar de los distintos enfoques, todos los expertos subrayaron dos ideas en común: no es lo mismo estar solo que sentirse solo y que para luchar contra ese fenómeno, es imprescindible compartir recursos.

Comenzó enfatizándolo el psiquiatra D. Francisco Javier Olivera Pueyo, secretario de la Sociedad Española de Psicogeriatría, quien además de concienciar sobre la necesidad de crear un mapa de ancianos que viven solos y hacerles un seguimiento especial, indicó como factores de riesgo el nivel socioeconómico, tener más de 80 años, tener alguna discapacidad o el hecho de ser cuidador, entre otros.

Dña. Angélica Miguélez Chamorro, subdirectora de Atención a Cronicidad, Coordinación Sociosanitaria, Salud Mental y Enfermedades Poco Frecuentes del Servicio de Salud de Baleares (IBSALUT), destacó la necesidad de la coordinación sociosanitaria como herramienta para ofrecer una mejor atención y poner los recursos necesarios para evitar que de la cronicidad se pase a la dependencia. Así mismo, quiso también recalcar la necesidad de escuchar al paciente.

En el panel de experiencias, D. Gregorio Molina Paniagua, director técnico de la Fundación de Atención y Apoyo a la Dependencia y de Promoción de la Autonomía Personal de las Islas Baleares, puso sobre la mesa una de las realidades más complejas: la soledad del cuidador. Un perfil especialmente delicado al sumar la soledad y el esfuerzo físico y emocional de cuidar día a día de otra persona. Porque “la soledad no es solo estar solos”, como remarcó Olivera Pueyo durante su exposición.

  1. Carles Vecina Merchante, coordinador del Proyecto ICI (Intervención Comunitaria Intercultural), presentó esta iniciativa impulsada en los barrios de Santa Catalina y El Jonquet que, entre otras cosas, trata de analizar y minimizar el impacto de la gentrificación en las personas mayores. El panel de experiencias se cerró con Dña. Mireia Bover Piquer, educadora social de “Sempre Acompanyats”, que explicó la labor realizada desde este proyecto para evitar la soledad en personas mayores y promover un envejecimiento activo. 

La jornada finalizó con la ponencia de Dña. Sacramento Pinazo, que diferenció entre estar solo y sentirse solo para remarcar después las graves consecuencias que tiene sobre la salud física y mental la soledad obligada.

La soledad en España, en femenino singular

A lo largo de la jornada, los distintos ponentes remarcaron que la soledad tiene especial incidencia en las mujeres mayores, especialmente a partir de los 80 años. “La soledad en España es en femenino singular”, resumía Sacramento Pinazo.

Y es que de los dos millones de personas mayores de 65 años que viven solas, casi un 75% son mujeres debido, especialmente, al fallecimiento del cónyuge. “Las mujeres, siempre cuidadoras, son las que mayor soledad presentan en la vejez”, finalizaba Pinazo.

Su intervención ponía así fin a una jornada en la que los expertos hicieron un análisis completo de una realidad a veces invisibilizada pero cada vez más presente en la sociedad.