El envejecimiento neuronal y las enfermedades derivadas de ello son unas de las mayores preocupaciones entre los mayores. Según datos de la OMS el riesgo de padecer demencia aumenta con la edad y se calcula que entre un 25% y un 30% de las personas de más de 80 años padecen deterioros cognitivos. Por esto es importante llevar a cabo un envejecimiento activo que, según David Curto, responsable de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores, “permite que las personas aprovechen su potencial de bienestar físico, social y puedan transmitir una imagen positiva”.

Con el objetivo de dar más protagonismo a los residentes y fomentar las actividades sociales y manuales, las 47 residencias de Sanitas Mayores han puesto en marcha la iniciativa “Tu mejor imitación”, a través de la cual los mayores tienen que recrear sus obras de arte favoritas. “En el ámbito cognitivo esta actividad es una técnica de estimulación para prevenir el deterioro o paliar algún déficit derivado de una enfermedad neurológica. Pero lo más importante es que muestra las posibilidades y los beneficios de la socialización dentro de un entorno compartido”, explica Curto.

Curto añade que “las actividades recreativas o de ocio como los desplazamientos, actividades ocupacionales y comunitarias son muy importantes para el envejecimiento activo”. “Por ello, recomendamos dedicar diariamente en torno a 25 minutos de actividades físicas y combinarlo con una hora de actividades de estimulación cognitiva como leer, comentar noticias del periódico, crucigramas, o realizar puzles”, apunta David Curto.

Tu mejor imitación, envejecimiento activo con la expresión artística

Las 47 residencias de mayores de Sanitas realizan de manera coordinada esta iniciativa que consiste en que los mayores eligen una obra de arte y la representan en primera persona. “Se trata de una actividad grupal completamente diferente para los mayores que tiene como protagonista el arte y la expresión corporal. Al realizarse de forma colectiva se fomenta la interacción y la inclusión entre los mayores”, explica el equipo de animación y terapia ocupacional de la residencia Sanitas Les Corts donde surgió la iniciativa.

De esta manera la creatividad y la integración forman parte de un proyecto en el que participan todos los residentes independientemente de sus capacidades cognitivas. El objetivo: mejorar la socialización y estimular las capacidades cognitivas de los mayores, sin olvidar la diversión y el entretenimiento, que son esenciales para mejorar la calidad de vida en esas edades.

El trabajo a realizar por los mayores consiste en:

 

  • Búsqueda de las obras de arte a representar/taller de arte: participación y elección de obras por parte de los residentes. En estos talleres se pueden explicar las obras, transmitir lo que pretende expresar el pintor, acompañando las sesiones con algunas notas biográficas.
  • Elaboración del attrezzo: a través de talleres manuales se diseñan y elaboran todos los elementos que participan en el cuadro, desde los fondos, el vestuario, los objetos, etc.
  • Expresión corporal y transmisión de las emociones: los protagonistas trabajan su posición y expresión antes de la sesión con el objetivo de ser lo más fieles a la obra original.

“El beneficio principal es que, al sentirse partícipes de una terapia, se desarrolla una sensación de realización y felicidad que mejora la autoestima. Con la ventaja añadida de que se fomenta la movilidad y psicomotricidad al mismo tiempo”, apunta Curto.

Además, se apuesta así por un taller que rompe con las barreras existentes en torno a la vejez. Y es que la edad no es un impedimento para desarrollar la creatividad y la imaginación, siempre con el fin de trabajar áreas que mejoren la calidad de vida de los mayores.