Actualmente, la práctica deportiva continúa estando a la orden del día y debemos ser conscientes de que implica realizarla. Concretamente, nuestro organismo se rige por un equilibrio de múltiples componentes, entre los que se encuentran los electrolitos, es decir, minerales con carga eléctrica. Cuando realizamos una actividad como la práctica deportiva debemos mantener dichos niveles dentro de unos límites, ya que los electrolitos se encargan del funcionamiento muscular y neural, entre otros. 


En cuanto a las cifras, el ejercicio físico aumenta el metabolismo corporal de un 5 a 10 veces por encima del gasto energético basal, y cerca del 70 % al 90 % de esta energía es liberada en forma de calor, provocando así la sudoración cuya finalidad es regular la temperatura corporal.  Además, las condiciones climáticas, la vestimenta y la intensidad del ejercicio influyen la tasa de sudoración. Debido a estos factores, los electrolitos se pierden, sobre todo, mediante el sudor cuando hacemos ejercicio, y es necesario reponerlos.

 

La mejor manera de saber cómo actuar ante la práctica deportiva y mantener el equilibrio de los electrolitos en nuestro organismo es conocer estos minerales, saber cuál es su función y cómo recuperarlos de la forma más efectiva. 

 

¿Qué son los electrólitos?

 

Los electrolitos son los químicos que el torrente sanguíneo contiene para regular funciones importantes del cuerpo como son el equilibrio de la cantidad de agua en el organismo, la acidez de la sangre y la actividad muscular.  Es importante entender cómo funcionan: cuando se disuelven en agua, se separan en iones con carga positiva y en iones con carga negativa. Por esta razón, las reacciones nerviosas del cuerpo y la función muscular dependen del intercambio correcto de estos electrolitos dentro y fuera de las células. Esto va a determinar el equilibrio de los electrolitos en nuestro organismo y el correcto funcionamiento de este durante la actividad física.

 

Según comenta Guillermo Gosalbez, Adjunto de Dirección Médica de Laboratorios Quinton: “es importante que deportista, sobre todo en esas actividades de desgaste físico, se hidrate con líquidos que contengan electrolitos. Los mismos son considerados minerales que llevan una carga eléctrica y están presentes en la sangre y en otros líquidos del cuerpo. Es imprescindible tenerlos en cuenta, ya que su déficit puede provocar efectos negativos sobre la salud del deportista, además de interferir en su rendimiento”.

 

¿Cuáles son los electrolitos que intervienen en la actividad física prioritariamente y sus funciones?

 

Si se pierde el balance de electrolitos en el cuerpo, el rendimiento no será igual y existe el riesgo de presentar fatiga muscular, calambres, espasmos musculares, náuseas, constipación, piel y boca secas y debilidad muscular. De este modo, debemos saber cuáles son los electrolitos principales y su función:

 

  • Potasio (K+). Se encarga, entre otras funciones, del almacenamiento de glucógeno y de equilibrio hídrico. Su valor normal en un cuerpo adulto es de 3,5-5,3 mEq/L.

 

  • Sodio (Na+). Es el más abundante en el líquido extracelular y un elemento indispensable en deportistas. Interviene en el control de la presión sanguínea además de favorecer la contracción muscular. Su valor normal en un cuerpo adulto es de 136-145 mEq/L.

 

  • Calcio (Ca2+). La transmisión del impulso nervioso, la activación de los nervios y músculos, así como la derivada contracción muscular dependen, en gran parte, de este mineral. Su valor normal en un cuerpo adulto es de 4,5-5,5 mEq/L.

 

  • Magnesio (Mg2+). Su función principal es la activación de vitaminas y enzimas, así como la aceleración del metabolismo de proteínas y ayuda al correcto funcionamiento muscular. Su valor normal en un cuerpo adulto es de 1,5-2,5 mEq/L.

 

  • Cloruro (Cl-). Ayuda a regular la cantidad de líquido en el organismo y para mantener el equilibrio ácido-base. El cloruro está presente en todos los líquidos del organismo, pero se encuentra en mayor concentración en la sangre y en el líquido extracelular. Su valor normal en un cuerpo adulto es de 97-107 mEq/L.

 

  • El símbolo +/- indica la naturaleza iónica de la substancia y de su carga positiva o negativa como resultado de la disociación.

                                                                                                                                             Totum.jpg

 

¿Cómo recuperar estos electrolitos de la manera más efectiva? 

 

Durante cualquier actividad física, los electrolitos se pierden mediante el sudor y es necesario reponerlos mediante líquidos que los contengan, puesto que el agua contiene electrolitos en concentraciones muy bajas, muy inferiores a la del plasma sanguíneo de nuestro organismo.

 

La ayuda a través de bebidas ricas en electrolitos está avalada por diferentes estudios, como los realizados por la Universidad de Alicante y por el Departamento de Prevención y Tratamiento de las Lesiones del Deportista de la Universidad Católica de Murcia, donde se ha demostrado que los niveles de sodio, bicarbonato y glucosa se modifican en sentido positivo con la ingestión de electrolitos. 

 

Analizando la efectividad de Totum Sport, se concluye con la certeza de que se trata del único producto que ofrece 78 elementos naturales de forma asimilable por el cuerpo humano, ya que su composición es similar a la del plasma sanguíneo. Este producto, complemente natural y elaborado con agua de mar, actúa durante el entrenamiento para ayudar a prevenir lesiones musculares y acortar el periodo de recuperación. Además, entre otros beneficios, destacan:

 

  • Prevenir rampas, calambres y lesiones musculares, así como optimizar el rendimiento físico.
  • Mejorar la resistencia permitiendo una mayor carga de trabajo.
  • Aumentar la capacidad de concentración y retrasar la aparición de la fatiga.

 

Con respecto al momento de consumo y lograr disfrutar de todos sus beneficios, especialistas recomiendan tomar un sobre de Totum Sport antes de del ejercicio, otro durante el mismo y otra más al finalizar.