El dolor crónico afecta a 12 millones de personas en España y a 100 millones en Europa. El dolor es uno de los motivos más frecuentes de absentismo laboral, desempleo y deterioro de la calidad de vida. Además, afecta al entorno social y personal. Para lograr un control eficaz de este síntoma es necesario crear un número adecuado de unidades especializadas, con recursos suficientes y profesionales con dedicación exclusiva.

 

Ayudar a los pacientes y controlar el dolor es una estrategia eficaz para reducir los costes sanitarios derivados de un manejo inadecuado de este síntoma, más de un millar de expertos de diferentes disciplinas se darán cita en el XVI Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED) que, bajo el lema «Avanzando junto al paciente en el tratamiento del dolor”, tendrá lugar del 29 de mayo al 1 de junio. El encuentro científico será un foro para el intercambio de conocimiento científico y clínico, así como de gestión.

 

Para el Prof. Juan Antonio Micó Segura, presidente de la SED, la organización de un evento científico de esta envergadura invita a reflexionar sobre cómo optimizar la jornada tanto para los asistentes como para quienes siguen el encuentro científico desde las redes sociales, todo diseñado para ofrecer información y compartirla “frente a frente y orientada a adquirir conocimiento científico y práctico”.

 

Desde ese punto de vista, destaca los talleres, cursos y las comunicaciones, en las que se podrá hablar directamente con los autores sobre las últimas investigaciones en materia de dolor.

 

Por otra parte, el presidente de la SED ha apuntado que “si hubiera suficiente concienciación sobre el dolor en las autoridades sanitarias, se preocuparían más por incrementar los recursos en las Unidades de Dolor”. La SED tiene entre sus objetivos ejercer de “puente” entre autoridades, profesionales y pacientes, fomentando la concienciación sobre el dolor y el empoderamiento de las personas afectadas en los procesos de adopción de decisiones que les afectan.

 

La Dra. María Dolores Rodrigo, presidenta del Comité Organizador del XVI Congreso de la SED, ha destacado como temas de especial interés la actualización en procedimientos diagnósticos y terapéuticos en dolor de todo tipo, origen y etiología.

 

Para la especialista, “asomarnos al futuro del tratamiento del dolor, de la mano y en las líneas actuales de la investigación científica y tecnológica, incluyendo al paciente” son objetivos clave del encuentro.

 

El hecho de dedicar íntegramente una jornada previa a los pacientes es una estrategia que la Dra. Rodrigo ha calificado de sumamente interesante, puesto que permite acercarse al paciente, “el verdadero protagonista de nuestro trabajo diario”. El paciente puede tener confianza en que los expertos siguen estudiando y buscando formas de mejorar su vida diaria. “Caminamos juntos y aunamos esfuerzos para conseguir sensibilizar a las autoridades sanitarias sobre la importancia que tiene el tratamiento especializado del dolor, que sin lugar a dudas reside en las Unidades del Dolor”, ha señalado.

 

Asimismo, recordaba que en las sesiones se abordarán las nuevas tecnologías en el tratamiento del dolor, la nanotecnología, la realidad virtual inmersiva y las bases genéticas de la respuesta al tratamiento, entre otros temas. También se van revisar los avances actuales tanto en tratamiento farmacológico como en procedimientos más y menos invasivos en los diferentes tipos de dolor.

 

Se resaltará -ha concluido- la necesidad del abordaje global y multidisciplinar, con un punto de vista especializado en dolor, como la mejor forma de conseguir el resultado óptimo en el paciente con dolor crónico.

 

El Prof. Carlos Goicoechea, presidente del Área Básica del Comité Científico del XVI Congreso de la SED, ha recordado que la evolución que han experimentado las Ciencias de la Salud en los últimos años supone que ya no se pueda hablar, en sentido estricto, de la existencia de enfermedades ligadas a una sola especialidad, o disciplina. “En el dolor esta multidisciplinariedad es intrínseca a su abordaje, puesto que se trata de una sensación física y emocional, como indica la definición de la IASP (Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, por sus siglas en inglés), lo que supone que debe participar una importante variedad de expertos, en Medicina, Enfermería, Fisioterapia, pero también Psicología, expertos en TIC, ingenieros biomédicos, etcétera”, ha explicado.

 

En el tratamiento del dolor crónico, la curación no es siempre posible, ya que depende de muchos factores que pueden ser propios de la patología (sensibilización, cronificación, falta de eficacia de los tratamientos…) o del propio paciente (desde variables genéticas hasta su personalidad, biografía, personalidad etc.). “Pero sin duda -ha añadido- siempre hay algo que se le puede ofrecer al paciente para el alivio de su situación, o para aprender a convivir con ella de la forma más satisfactoria”.

 

La resignación de los pacientes frente al dolor crónico no debe, por lo tanto, permitirse, indica el experto. “Cada vez más hay recursos para mejorar la convivencia con el dolor, desde la educación del paciente, pasando por la corresponsabilidad en el tratamiento, hasta el uso de herramientas psicológicas. Sin descartar, por supuesto, la llegada de nuevos fármacos y nuevas técnicas”, ha apuntado.

 

Desde el punto de vista clínico, advierte que la inercia terapéutica no debe ser nunca una opción. Es verdad que son numerosos los profesionales (de acuerdo a una encuesta del año 2014) que tienen dudas a la hora de abordar adecuadamente el dolor cuando falla la “primera opción”, o que indican que es necesaria una mayor formación, pero existen múltiples opciones terapéuticas que pueden emplearse, tanto farmacológicas como no farmacológicas.

 

“Poco a poco se van incorporando al arsenal terapéutico nuevos fármacos, con distintos mecanismos de acción que contribuyen a un mejor abordaje del dolor. Igualmente, otras técnicas, instrumentales y psicológicas ofrecen un amplio abanico de opciones para un cada vez mejor tratamiento”, ha añadido.

 

Este encuentro científico será “una ocasión única para poner en común los conocimientos científicos, para actualizar estrategias terapéuticas y consensuar tratamientos”, ha recordado.

 

Así, ha puntualizado que habrá unos cursos precongreso para poder poner al día los conocimientos de los congresistas, para obtener una actualización teórica que sirva como punto de partida para poder aprovechar al máximo los contenidos científicos del congreso.

 

El encuentro científico extenderá parte de las sesiones del programa preliminar al Hospital MAZ de Zaragoza. Allí, durante la mañana del día 29, tendrán lugar cursos con parte práctica en quirófano sobre técnicas de radiofrecuencia para el manejo del dolor, que contarán con la dirección de especialistas de diversos hospitales españoles.

 

Además, como es habitual en la SED, se ofrecerán talleres prácticos para mejorar las habilidades clínicas de los socios, buscando siempre la actualización en el uso de aquellas tecnologías que mejor pueden ayudar al clínico en el diagnóstico y tratamiento del dolor crónico.

 

El Dr. Goicoechea ha hecho hincapié en que, además de los temas mencionados, se hará mención especial al tratamiento del dolor en población vulnerable (niños, ancianos, población en territorios en conflicto), de acuerdo con el tema de la celebración del Día Mundial contra el Dolor, liderado por la IASP.

 

“Sobre todo este congreso quiere establecer puntos de comunicación entre diversas especialidades, crear puentes que contribuyan a desarrollar al máximo el trabajo en equipo, pluridisciplinar, que permita abordar el tratamiento del paciente con dolor crónico de forma global, atendiendo al máximo a sus necesidades, físicas, psicológicas y emocionales, y aprendiendo con él.