La falta de datos continuos y precisos sobre el estado clínico de los afectados de Parkinson a lo largo del día era, hasta ahora, una de las principales dificultades con las que se encontraban los neurólogos encargados de ajustar el tratamiento de sus pacientes. Ahora, este obstáculo se ha superado con un nuevo dispositivo: STAT-ON, ’el Holter para el Parkinson‘, que es fruto de una década de investigación y de trabajo conjunto de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) a través del Centro de Estudios Tecnológicos para la Atención a la Dependencia (CETpD), Sense4Care, spin-off de la UPC, y la Unidad de Parkinson del Centro Médico Teknon – Quirónsalud. El dispositivo STAT-ON consta de un sensor de pequeño tamaño, que se coloca en un cinturón especialmente diseñado para él, y que permite una monitorización continua del estado motor del paciente en su entorno familiar. El desarrollo final del Holter ha contado con financiación parcial de la Unión Europea mediante un proyecto para pequeñas y medianas empresas (SME Instruments)*.

El tratamiento actual del Parkinson es de tipo sintomático, dirigido a equilibrar en lo posible la falta de ciertos neurotransmisores como la dopamina. Al cabo de unos dos años de buen control clínico con levodopa –el precursor de la dopamina–, aparecen fluctuaciones en un 50% de pacientes.

Así, los síntomas motores del Parkinson avanzado fluctúan varias veces durante el día, en relación a las tomas de levodopa. Es lo que se conoce como periodos ON y OFF, y son resultado de la disponibilidad o no de dopamina a nivel cerebral. El estado ON suele aparecer al poco de la ingesta de medicación y es cuando el paciente se siente bien, con una funcionalidad práctica y correcta de los movimientos. Por el contrario, el estado OFF es cuando los síntomas motores suelen manifestarse, limitando severamente la movilidad y la independencia en muchos pacientes.

El tratamiento del Parkinson avanzado se centra en controlar estas fluctuaciones, pero hasta la fecha los neurólogos se han encontrado con la dificultad de poder hacer una adecuada evaluación de las mismas. Una de las herramientas más utilizadas era pedir al paciente que efectuara un diario, anotando cada hora su estado clínico. Esto requiere una gran inversión de tiempo por parte del paciente /cuidador, aparte de la poca fiabilidad de los datos, ya que a veces les es difícil reconocer el estado en que se encuentran, además de las dificultades motoras para ir anotándolos.

Gracias a este dispositivo es posible, pues, registrar de forma permanente las fluctuaciones ON/OFF que experimentan los pacientes tratados desde hace unos años con levodopa, así como monitorizar otros síntomas motores del paciente –bradicinesia, discinesia y bloqueos de la marcha– para adecuar mucho mejor los tratamientos y mejorar de forma significativa la calidad de vida de estas personas. Estas fluctuaciones ON/OFF son causa de graves dificultades para su estabilidad clínica y control de las mismas a través del ajuste de los fármacos. Adicionalmente, el STAT-ON también es capaz de registrar parámetros de la marcha, caídas y otras características del movimiento de las personas, que ayudan a una gestión mejorada de la enfermedad.

“Las mediciones y los datos proporcionados por este Holter para el Parkinson ayudarán a los médicos a tomar decisiones informadas para el manejo optimizado de la enfermedad. Hay que dejar claro que este dispositivo no proporciona ningún tipo de diagnóstico, pero la información recopilada es de gran valor para los profesionales de la salud, que pueden así determinar con precisión el verdadero estado de un paciente”, explica la  doctora Àngels Bayés, de la Unidad de Parkinson del Centro Médico Teknon – Quirónsalud, que ha participado en el desarrollo de este nuevo dispositivo.

Dado que cada persona se mueve de una manera diferente, el Holter se ha pensado para poder adaptarse a cada paciente. Para eso usa los primeros datos que obtiene del paciente, “aprendiendo” sus movimientos y, mediante técnicas de inteligencia artificial, personaliza los algoritmos que emplea para registrar sus síntomas motores. Una vez hecho este paso, el Holter trabaja de forma autónoma y es muy fácil de utilizar. Mientras es portado por el paciente, no necesita ningún tipo de accionamiento ni conexión. “Dado que el dispositivo no es invasivo, el paciente puede usarlo en su vida normal, llevando el sensor en un cinturón cómodo y discreto mientras el Holter registra su estado motor en cada momento del día. Luego se genera un informe del estado motor del paciente a lo largo de la jornada”, añade Joan Cabestany, investigador del Departamento de Ingeniería Electrónica de la UPC y de Sense4Care y experto en inteligencia artificial y electrónica aplicada a la dependencia y el envejecimiento activo.

Jornada para pacientes y profesionales
Para darlo a conocer se ha organizado recientemente una jornada dirigida tanto a las personas afectadas por el Pakinson y sus familiares como a neurólogos y profesionales interesados en las nuevas tecnologías aplicadas a la mejora de calidad del paciente de esta enfermedad.

La doctora Àngels Bayés y Joan Cabestany se encargaron de explicar las novedades que supone este nuevo dispositivo en el manejo de la enfermedad de Parkinson. Y, juntamente con un paciente de Parkinson, expusieron todas sus ventajas en un debate con los propios pacientes para valorar su experiencia y usabilidad.