Más de 31 millones de personas en nuestro país sufre alteraciones en su sistema nervioso al escuchar el ruido de las obras de la calle. Es solo uno de los datos que se desprende del I Estudio de cuidado auditivo de GAES”, realizado por GAES. El documento destaca que en España la contaminación acústica es todavía una asignatura pendiente. Aunque en general (53.5%) los españoles consideran que sus provincias son poco o nada ruidosas, la mitad restante (46,5%) opina que su área es bastante o muy ruidosa. Madrid se considera la provincia en la que más sonidos desagradables se producen, según un 33.3% de encuestados en la provincia, seguida de Barcelona (25.6%) y Sevilla (17.6%).

El informe también refleja que el estruendo de las obras es el que más preocupa a los españoles: un 67% odia los ruidos procedentes de las obras de la calle y un 49.5% manifiesta que le molestan los que proceden de las reformas del vecino. Además, un 39.1% expresa que le incomoda el ruido del tráfico. En nuestro país el ruido también afecta a otros ámbitos, como es la hora de elegir espacios o actividades de ocio. De hecho, una inmensa mayoría de la población (68.7%) reconoce que descarta ir a un restaurante o establecimiento si tiene la música excesivamente alta y el 72.3% de los encuestados considera que hay poca presión en el cumplimiento de la normativa por parte de bares y restaurantes de las leyes existentes en torno al ruido en la calle.

Con respecto a su propio cuidado, los españoles no realizan una prevención adecuada de la pérdida auditiva: en torno a 1 de cada 4 encuestados (21%) no ha acudido nunca a una revisión de oídos, y solo un 9.5% se realiza revisiones periódicamente.

El informe también expone que la higiene que se lleva a cabo en el país no es la idónea; casi la mitad de los encuestados (46.8%) emplea bastoncillos para los oídos como método de limpieza habitual y un 41.6% emplea otras herramientas como papel o agua, o visitan al médico para su limpieza. Solo un 11.6% es consciente de que no es conveniente introducir ningún utensilio en nuestros conductos auditivos. Y es que, además de que la composición plástica de los bastoncillos no es medioambientalmente sostenible, la Universidad de Harvard ha expuesto que el oído no necesita limpieza y que emplear esta técnica puede resultar perjudicial.

 

Actividades de ocio: riesgos para la salud auditiva 

Ante esta situación, y para concienciar a la población sobre la importancia de la prevención para detectar y prevenir cualquier problema de audición, GAES, compañía líder en corrección auditiva, ha puesto en marcha la tercera edición de la campaña “Oír bien, te sienta bien”, que ya ha visitado Burgos y Elche y planea visitar un total de seis ciudades españolas durante 2019.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 8% de los españoles podría tener problemas de audición, lo que representa más de 3 millones de personas, y esta cifra puede ir en aumento si no se toman medidas al respecto. Además, acorde con el “I Estudio de cuidado auditivo de GAES”sólo 1 de cada 10 personas en España se revisa periódicamente el oído.

Mientras que hace unos años la pérdida auditiva se relacionaba con una sobreexposición al ruido en el ambiente laboral, ahora durante los momentos de ocio es cuando existe un mayor riesgo de estar expuestos a un ruido excesivo. Además, los expertos advierten de que, con la llegada del buen tiempo, la exposición a sonidos fuertes puede incrementarse. Las terrazas de los bares, las discotecas o las fiestas en un domicilio, así como el ruido de las obras y el tráfico, son algunas de las principales fuentes de ruidos más molestas en la época estival, según la OMS.

Los cambios en el estilo de vida también han provocado que la falta de audición aparezca cada vez a edades más tempranas. Se calcula que casi un 50% de los jóvenes escuchan dispositivos electrónicos con auriculares a niveles superiores a lo recomendado, además de estar expuestos potencialmente al ruido de locales y eventos deportivos. Unos hábitos que están provocando trastornos auditivos y la aparición precoz de la presbiacusia, la pérdida auditiva por la edad. “Estar expuesto a altos niveles de ruido durante la adolescencia puede provocar pérdida auditiva y considerables dificultades de comunicación en etapas posteriores de la vida”, sostiene Francesc Carreño, director de Audiología de GAES.

Oír bien, te sienta bien”: la importancia de la prevención 

La campaña “Oír bien, te sienta bien”, impulsada por GAES, recorrerá 6 ciudades españolas con el objetivo de informar y sensibilizar a los ciudadanos sobre cómo prevenir la pérdida auditiva.

La exposición continuada al ruido da lugar a una pérdida de audición progresiva, que tiene consecuencias negativas irreversibles en muchos aspectos de la vida. A pesar de que algunas personas pueden ser más propensas que otras a la pérdida de audición provocada por el ruido, la prevención es la estrategia más eficaz para luchar contra los problemas auditivos.

En la unidad móvil de “Oír bien, te sienta bien” se concienciará a la población sobre la necesidad de las revisiones auditivas y se realizarán test auditivos orientativos a los interesados. “La pérdida de audición puede conllevar cierto aislamiento social y baja autoestima; es primordial hacer prevención y detectar rápidamente el problema con tal de frenar el proceso para mejorar la calidad de vida de los que lo padecen”, explica Carreño. Se aconseja una revisión anual a partir de los 55 años, de igual forma que se realizan las visitas odontológicas u oftalmológicas.

Además de la unidad móvil, la campaña situará puntos de información en comercios de la ciudad, y se impartirán jornadas informativas en centros de mayores para llegar al mayor número posible de personas. En 2018, la segunda edición de la campaña “Oír bien, te sienta bien” recibió un total de más de 5.000 visitantes interesados en cuidar su salud auditiva en Hospitalet de Llobregat, Sabadell, Valencia, Madrid, Vitoria, Santander, Sevilla y Málaga entre mayo y septiembre.