España está envejeciendo, y este histórico cambio demográfico tiene un efecto sobre la economía que va mucho más allá del inevitable retraso en la edad de jubilación y la sostenibilidad de la Seguridad Social. Sin duda, mantener las pensiones públicas y hacer que la cuantía de las mismas garantice el bienestar de la población de mayor edad es uno de los mayores retos del país. Pero no es ni mucho menos el único ya que, a pesar de que los partidos políticos lo han obviado, el hecho de que la economía esté haciéndose vieja presenta tambiénimportantes efectos sobre el crecimiento, la contención del déficit, el consumo, la recaudación tributaria, la productividad o la inflación. Es, en definitiva, un factor que determinará la marcha económica de España… Más