Cada año, la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, por sus siglas en inglés), selecciona un tema al que se presta una atención especial y concentra diversas iniciativas de la organización. En 2019 se trata de las personas vulnerables al dolor y ha definido seis objetivos clave para protegerlas. Especialistas de toda España, convocados al XVI Congreso Nacional de la Sociedad Española del Dolor (SED) en Zaragoza, han recogido el testigo para atenuar el sufrimiento de las personas más vulnerables.

 

De acuerdo con la IASP, el concepto de “extremadamente vulnerable “ se aplica a bebés y niños pequeños, ancianos, supervivientes de la tortura, la violencia organizada y la guerra, personas con discapacidad intelectual y alteraciones del desarrollo. Todos ellos comparten la imposibilidad de comunicarse de forma eficiente con los profesionales sanitarios, lo que les sitúa en una posición de riesgo en cuanto a evaluación y manejo del dolor.

 

Los seis objetivos para la protección de la población vulnerable son identificar las barreras para su correcto diagnóstico y tratamiento, explorar los tipos de dolor que pueden afectarles, identificar las herramientas de evaluación más apropiadas para la población vulnerable, identificar las técnicas adecuadas para este grupo de población, explorar las necesidades formativas del personal sanitario en la atención a estas personas  e identificar las áreas de investigación y desarrollo relevantes en este campo.

 

El Dr. Fernando Cerveró, profesor emérito de la McGill University (Canadá) y expresidente de la IASP ha sido uno de los ponentes de la sesión dedicada a poblaciones vulnerables, quien ha recordado que “es imposible separar el dolor de su contexto social y cultural”, y que la intención de la IASP es abordar el dolor en todas sus dimensiones. Entre las iniciativas en las que ha colaborado ha destacado la atención a veteranos estadounidenses en un centro sanitario de Tijuana, el segundo mayor destino mundial de turismo sanitario. En ese recorrido inverso al torrente migratorio, muchos pacientes de Estados Unidos buscan la atención que no pueden permitirse en su país natal.

 

A pesar de que su mensaje ha sido de esperanza en cuanto a los avances en terapias contra el dolor, el Dr. Cerveró lamentó que en la mayor parte de las facultades de Medicina no exista un estudio sistemático del dolor, “que solamente se aborda como un síntoma y de modo disperso”. Recuerda que hace tiempo que las sociedades científicas dedicadas al tratamiento y estudio del dolor proponen que esta enfermedad, sobre todo si se trata de dolor crónico, se incluya como tal en la formación de médicos y de otros profesionales sanitarios.

 

“La sociedad actual demanda un tratamiento efectivo del dolor y un final de la vida sin agonía ni sufrimiento. Ya no es aceptable decir a los pacientes que deben aprender a vivir con dolor o que el dolor es inevitable. Este cambio social ha impulsado el desarrollo de tratamientos efectivos de muchas formas de dolor, así como el establecimiento de cuidados paliativos al final de la vida”, añade.

 

Este experto es una de las voces que animan a los pacientes a exigir un tratamiento efectivo del dolor y a no resignarse a una vida de sufrimiento.

 

Cuando la causa del dolor es el ser humano

 

En la sesión dedicada al lema anual de la IASP el especialista ha destacado la importancia del dolor producido deliberadamente – mediante violencia, tortura, guerra y conflicto social-. Estas formas de dolor no solo deben ser combatidas socialmente y denunciadas públicamente, también tenemos el deber como profesionales de ofrecer tratamientos efectivos a las víctimas de violencia, quienes muchas veces son solo consideradas como daños colaterales de conflictos y guerras.

 

El director de Cooperación Internacional y Acción Humanitaria de la ong Save the Children, D. David del Campo, también ponente en la sesión, recuerda que el dolor deliberado es muchas veces parte de una estrategia política, militar y de las relaciones internacionales: “El tiempo ha demostrado que infligir dolor es una forma eficaz de ganar conflictos bélicos o pugnas políticas”.

 

Esa estrategia del miedo, que explica por ejemplo la destrucción de 2.000 escuelas en Yemen durante los últimos cinco años de conflicto, es algo que su organización intenta combatir proporcionando medios para la recuperación de los niños que han pasado por la terrible experiencia de la guerra.

 

“Cada vez es mayor la necesidad de saber cómo afrontar el dolor en espacios que no son sanitarios”, afirma.

 

El Dr. Juan Pérez Cajaraville, director de Mensajeros Sanitarios de la Paz y miembro de la junta directiva de la SED, centró su disertación en la situación de vulnerabilidad de la población de edad más avanzada: desde la soledad de los ancianos en países industrializados hasta los abuelos que se han encontrado a cargo de los nietos por la mortalidad asociada a la epidemia de sida en África.

 

 

Este experto invita a una reflexión sobre la percepción convencional de la población mayor, cuya contribución a la sociedad es sustancial, pero podría ser aún mayor si se les tuviera en cuenta. A modo de ejemplo, recordaba que el 40% de las consultas de pediatría se cumplen gracias a que los abuelos llevan a sus nietos al centro de salud. Asimismo, ha recordado que existen estudios que asocian “sentirse útil” con un envejecimiento más saludable y una mejor calidad de vida.

 

Al rescate del dolor en la infancia 

 

El Dr. Jordi Miró, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor Pediátrico de la SED, da fe de las mejoras en diferentes ámbitos del tratamiento del dolor infantil, desde el desarrollo de nuevas indicaciones farmacológicas hasta tratamientos que pueden llegar a cualquier lugar y monitorizarse en cualquier momento gracias a las nuevas tecnologías.

 

No obstante, insiste en que el progreso seguirá ligado a la generación de nuevos conocimientos en este campo y califica de imprescindible la investigación para mejorar el tratamiento de la población infantojuvenil en España, una actividad “que no recibe el apoyo que merecería por la extensión e impacto que tiene”.

 

Según el Dr. Miró, otros problemas de salud con menores índices de impacto reciben mayor atención, y eso “debería invitarnos a reflexionar para mejorar el estado de cosas”.

 

 

 

Puedes obtener más información en la página web: www.sedzaragoza2019.com/