Hacer un estudio nutricional completo, para saber que alimentos nos convienen y cuales no, es la mejor estrategia para volver de vacaciones sin “esos kilos de más”. Además de ayudar a mantener una dieta más saludable, el estudio permite saber si el cortisol, la hormona del estrés, influye en nuestro sobrepeso.

Según el doctor Nicolás Romero, experto en nutrición, alimentación y estudio de la obesidad y director de la Unidad de Nutrición Avanzada y Obesidad del Hospital Vithas Nisa de Madrid, “Cuando llega el buen tiempo hacemos más ejercicio, bebemos más y comemos menos. En teoría, tendríamos que adelgazar, pero la realidad es que cada vez más gente vuelve del verano con un sobrepeso de varios kilos”

 

Según el especialista, autor del libro Si te gusta comer aprende a adelgazar, el problema es que “tomamos decisiones nutricionales en base a lo que creemos que es bueno o malo para nosotros. Podemos estar privándonos de alimentos que nos convienen, porque estamos convencidos de que engordan y, a la vez, abusar de alimentos que consideramos saludables, pero que realmente no son ideales

Según el Dr. Romero, “todas las decisiones nutricionales deben ser personales e intransferibles” y, para apoyarlas, recomienda preguntar al organismo, de una forma científica, qué le conviene comer, realizando un estudio nutricional con una analítica completa de sangre y orina. “Este análisis -explica- muestra exactamente cómo metaboliza cada persona los azúcares, los carbohidratos, las grasas, el colesterol, los triglicéridos y las proteínas. Si la glucosa en sangre está en límites normales o si ha estado alta en los últimos meses. Y también, muy importante, si el nivel de proteínas es el correcto

Además, el estudio nutricional permite saber si los principales órganos y glándulas que intervienen en el metabolismo, como el hígado, el riñón, y la glándula tiroides, funcionan correctamente o están provocando algún trastorno. “También vamos a averiguar cómo están los depósitos de hierro, de fósforo, de calcio y de magnesio. Haremos pruebas para determinar si hay actividad inflamatoria en el organismo y supervisaremos el buen estado de los músculos. También se identifican los niveles de vitamina B12, que pueden estar bajos en situaciones de alimentación especial o cuando hay trastornos de malabsorción”, añade el especialista.

El sol y la vitamina D, claves para perder peso

 

A pesar de que España es un país soleado, muchas personas sufren falta de vitamina D. “Con el estudio nutricional determinaremos los niveles de esta vitamina, que es de gran importancia para que los azúcares se metabolicen bien. Su déficit se asocia a personas con sobrepeso y al uso creciente de cremas de protección solar”, aclara el doctor Romero.

El cortisol puede hacer que engordes: ojo al estrés

 

El cortisol es la hormona que se libera en las situaciones de estrés. Aumenta la glucosa en sangre y regula el metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos. También controla la presión arterial, el sistema nervioso y el sistema inmunitario.

Para determinar si la cantidad de esta hormona en nuestro cuerpo es la correcta, se analizará el cortisol basal, es decir, su nivel cuando se está en reposo y en ayuno, por eso la prueba se realiza a primera hora de la mañana. “Cuando encontramos un cortisol basal alto de forma permanente” –advierte el doctor Romero-, “pueden aparecer síntomas como: aumento de peso, hipertensión, ansiedad, cansancio, debilidad muscular, insomnio, deshidratación, problemas digestivos, mareos y envejecimiento prematuro de la piel

5 consejos para bajar el cortisol

 

– Duerme 8 horas al día. Si te cuesta conciliar el sueño, puedes tomarte una tila antes de ir a la cama.

– Disminuye el consumo de la cafeína y el alcohol.

– Bebe 2 litros de agua al día.

– Evita comer dulces y alimentos procesados, ya que aumentan los niveles de azúcar en sangre.

– Sigue una alimentación rica en omega 3. Los pescados azules, el huevo o las semillas, ayudan a bajar los niveles de cortisol excesivos.

Alimentos que pueden hacerte engordar sin saberlo

 

El doctor Romero afirma que a su consulta acuden habitualmente personas que no se explican su sobrepeso. Aseguran comer sano, hacer ejercicio y, en general, llevar una vida saludable. Muchas de estas personas reconocen que circunstancialmente pueden cometer algún exceso con la comida, sobre todo en situaciones especiales como un viaje, un almuerzo de trabajo o una celebración. Pero nunca de forma habitual. ¿A qué se deben entonces esos kilos de más?

Lo que estas personas desconocen es que están consumiendo de forma habitual alimentos que no les convienen porque su organismo no los tolera o no los asimila bien. Y ojo, algunos de estos alimentos pueden ser naturales y sanos, pero hay que consumirlos con un límite. Mi consejo es hacer un estudio nutricional como punto de partida antes de establecer el plan de alimentación más adecuado para cada persona”. Afirma el especialista.

Como ejemplo de esos alimentos “naturales y sanos” que se consumen habitualmente en verano, sin pensar que pueden ocasionarnos aumento de peso, el doctor Romero menciona los siguientes y recomienda consumirlos con moderación.

5 alimentos que te hacen engordar en verano

 

– El gazpacho. Tomar mucho gazpacho aumenta tu nivel de sal y de acidez en el estómago, lo que te lleva a comer más.

– Las ensaladillas. Aunque el nombre recuerde a la ensalada. Nutricionalmente son lo contrario. Elige aperitivos sin salsa y sin patatas.

– Frituras de pescado y pescados rebozados. Son engañosas. Tienen poco pescado y mucha grasa y carbohidratos. Deja a un lado las frituras y toma pescados a la plancha.

– Carnes a la brasa. La carne hecha en barbacoa, da la sensación de tener menos grasa pero no es así, pierden agua. Si la carne está jugosa, tiene grasa.

– Helados. Algunas personas engordan en verano solo por tomar helados. No hay nada saludable en ellos. Tampoco en los caseros.