La incontinencia urinaria afecta al 5% de la población y a un 20% de las personas de más de 40 años. La gravedad de la patología varía en cada persona y afecta tanto a hombres como a mujeres, que la sufrirán en algún momento de su vida. Aunque los problemas de pérdidas se asocian a las mujeres, su incidencia en los hombres, de alrededor del 7%[2], no es desdeñable, más aún teniendo en cuenta la situación poblacional en nuestro país, con una esperanza de vida cada vez mayor.

Uno de los principales desencadenantes de la incontinencia masculina es la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), o lo que es lo mismo, el crecimiento no maligno del tamaño de la próstata. Se trata de un proceso proliferativo benigno de la próstata que afecta principalmente a partir de los 40 años, impactando al 50% de los hombres a partir de los 60 años, y a un 90% a partir de los 701. La edad suele ser el principal factor desencadenante, pero también influyen trastornos metabólicos, obesidad y diabetes. Sus síntomas: frecuencia y urgencia al ir al baño, goteo post miccional o vacío incompleto y pérdidas de orina.

El primer paso, un cambio de hábitos

La mejor prevención y el primer paso para el tratamiento de la HBP pasa por pequeños cambios de hábitos como la reducción de la ingesta de líquidos justo antes de dormir, la limitación de la cantidad de alcohol, cafeína y teína, evitar el estreñimiento, no beber más de 2 litros de agua al día, hacer un doble vaciado -tras vaciar completamente la vejiga, esperar, relajarse e intentar volver a orinar-, revisar la medicación que pueda agravar los síntomas y realizar ejercicio físico de forma regular.

Evidentemente, el médico debe ser, en cualquier caso, quien confirme el diagnóstico definitivo. Por ello, es recomendable acudir al urólogo una vez al año a partir de los 40 y en el caso de confirmar el diagnóstico, consultar con el especialista las mejores opciones de tratamiento.

La mejor equipación para que nada te frene

Si bien el uso de productos femeninos ideados para las pérdidas es algo muy interiorizado en la sociedad, los productos para la incontinencia urinaria masculina suelen estar más asociados al tabú derivado de su asociación con la vejez. Y es que las pérdidas de orina no sólo provocan una incomodidad física, sino también un problema social e higiénico.

Como el cuerpo de la mujer y el hombre tienen necesidades específicas, HARTMANN ha ideado una nueva gama de absorbentes específicos para las necesidades masculinas, con un ajuste anatómico, materiales específicos y distintas absorbencias que garantiza la máxima discreción, protección y comodidad.

La nueva gama MoliCare® Premium Men, formada por protectores absorbentes para pérdidas de orina de leves a moderadas y slips absorbentes para pérdidas moderadas, están adaptados a la anatomía masculina.

Los Protectores absorbentes están diseñados siguiendo las necesidades de la anatomía masculina en dos formatos diferentes para solventar las pérdidas de orina de leves a moderadas. Creados con un material suave y transpirable para una piel sana y con un sistema de rápida absorción, vienen equipados con una barrera protectora antiescapes extragrande.

Los Slips absorbentes aportan una protección segura que mantiene la salud de la piel, con cintura más baja y de un discreto color gris, simulando la ropa interior. Cuentan con una protección frontal extra para dar respuesta a las necesidades específicas del hombre y garantizan una protección total gracias a la rápida absorción. Asimismo, cuentan con un sistema antiescapes y neutralizador de olores.