El centro residencial para gente mayor de la Bonanova está a punto de culminar las obras de remodelación de la planta 9 del centro. Cladera se ha comprometido a resolver los problemas de climatización del edificio.

La presidenta Catalina Cladera ha girado visita en el centro residencial de la Bonanova y en el edificio que acoge la dirección del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales, (IMAS). Cladera ha sido acompañada por el consejero ejecutivo de Derechos Sociales y presidente del IMAS, Javier de Juan.

La residencia de la Bonanova se encuentra inmersa en un proceso de profunda remodelación de sus instalaciones, que tienen más de 40 años de vida, para adaptar la funcionalidad del centro a las exigencias de sus usuarios, y a la evolución del nuevo modelo asistencial.

Las plantas 7, 8 y 9 del bloque principal de la Bonanova están en diferentes fases de remodelación. La planta 9 ya ha culminado las obras de reforma integral, y podrán entrar en servicio pasado este verano, por un total de 60 plazas para personas dependientes. Cladera ha comprobado el estado actual de las obras y el alcance de la reforma integral que todavía queda para hacer.

La reforma de las plantas 7 8 y 9 ya incluyen nuevos sistemas de acondicionamiento de aire, un hecho que no se da al resto del edificio. La presidenta Cladera ha afirmado que el “Consejo ya trabaja para posar remedio en esta deficiencia en la climatización de la Residencia de la Bonanova”, y ha añadido que “durante este mandato será prioritaria una actuación en este sentido al resto de plantas que se destinan a los usuarios”. Desde el piso 1 al piso 4 de la Residencia de la Bonanova se destina a la atención residencial permanente, mientras que las plantas 5 y 6 alojan servicios generales, como comedor, lavandería y consultas médicas.

Según de Juan, la reforma de la Bonanova es una “iniciativa imprescindible después de 40 años de servicio”, para poder ofrecer “mayor comodidad” a las personas usuarias. Actualmente viven 400 personas mayores dentro de este centro gestionado por el IMAS del Consejo de Mallorca, 300 de las cuales presentan diferentes grados de dependencia, mientras que el resto son personas plenamente autónomas.
La presidenta Cladera también ha visitado la sede de la IMAS, a Palma, donde ha conocido el proyecto de construcción de un nuevo edificio anejo que se destinará a la atención a menores.